El adolescente, de 16 años, fue suspendido y se le prohibió el ingreso al edificio. Muchos de los padres decidieron no enviar a sus hijos a clases, a pesar de que fue reforzada la seguridad en todos los accesos.

A pesar de que el adolescente fue suspendido y que en dos allanamientos ordenados por la justicia no encontraron armas en los domicilios, el pánico siguen dominando a muchos de los alumnos y padres del Colegio Sidney Sowell de Villa Centenario, al que concurren unos 1.300 chicos, luego de que el estudiante, de 4° año publicara en las redes sociales tener "planificada una masacre" en ese establecimiento.

A través de posteos, el chico de 16 años exhibía armas de fuego, que la Policía no pudo encontrar hasta el momento. Aunque al poco tiempo los borró, las imágenes fueron capturadas por algunos compañeros que dieron aviso a las autoridades.

Las intimidantes imágenes causaron terror entre sus compañeros.
Las intimidantes imágenes causaron terror entre sus compañeros.
Las intimidantes imágenes causaron terror entre sus compañeros.

La situación provocó que el miércoles ninguno de los alumnos del curso fueran a clase y los padres se aglomeraran en la puerta de ingreso para exigir respuestas a las autoridades.

La denuncia fue radicada en la comisaría 7ma. de Lomas, donde se contó que el alumno de este colegio evangélico ubicado en Plumerillo y Bolonia, había publicado en las redes fotografías con las amenazas. Según consta en la causa, que se abrió el martes último pero se conoció ayer, el adolescente publicó varias fotos armado y vestido con el buzo de la escuela en Instagram junto a escritos intimidatorios.

"Chicos, mañana no vayan. Hagan cadena. "Lo gracioso de todo es que tengo planificada toda la masacre, los escapes y cómo amenazar", "Solo me faltan armas para dos compañeros más y listo"", son los mensajes que luego circularon por WhatsApp y atemorizaron a todos.

ADEMÁS:

Denuncian el pésimo estado de unidades en las líneas 540 y 553

Al tomar conocimiento del caso, la dirección citó a su madre, que se mostró compungida.

Le comunicaron que su hijo fue suspendido y que no podría ingresar al establecimiento; sugiriéndole, además, que realice un tratamiento psicológico. Asimismo reclamaron mayor presencia policial en las inmediaciones, que comenzó a cumplirse desde el miércoles. Por ello, ayer comenzó a normalizarse la actividad, pero las familias siguen preocupadas y alertas.

En diálogo con este medio, algunas de ellas insistieron en que el tema es "delicado", que debería investigarse cómo consiguió las armas, y darle contención, por lo que reclamaron la creación de un gabinete para esta clase de situaciones.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados