Lleva escritas trece novelas, de las cuales once ya fueron publicadas, y presentará su obra 2023 -ficción sobre una Tercera Guerra Mundial- en la Feria del Libro y la Revista de la Universidad de Quilmes.

Con trece novelas escritas, de las cuales once ya fueron publicadas, Anabella Franco es una de las pocas escritoras quilmeñas que trasciende fronteras ya que sus libros se venden en Colombia, Panamá, España, Ecuador, entre otros países.

Tal es el caso de 2023, que ya se lanzó en el país cafetero y que el viernes será presentado en la Feria del Libro y la Revista de la Universidad Nacional de Quilmes.

En esa publicación, donde firma con su seudónimo Ana K. Franco, relata la historia de una Tercera Guerra Mundial inspirada en su saga Rebelión, que se encuentra ubicada en el año 2056, donde se describe un nuevo mundo después del conflicto.

“Es una historia de ciencia ficción bélica, donde también se aborda cuestiones que tienen que ver con la biología y la tecnología”, explicó la artista sobre su nueva novela.

Consultada por los elementos que le sirvieron de inspiración, describió que a veces se inspira en “la realidad, donde podemos observar que se están llevando a cabo varios conflictos”.

Ese atractivo fantástico no tiene nada que envidiarle a la autora de Los Juegos del Hambre como Suzanne Collins ya que despierta pasiones e intrigas en sus lectores tanto argentinos como internacionales.

Al respecto, comentó que el libro cuenta con “muy buena repercusión” al tiempo que subrayó que “está destinado a un público amplio ya que si bien está catalogado como lectura juvenil, lo pueden leer personas de diferentes edades”.

Tal como se mencionó más arriba, las consideraciones favorables no sólo parten desde los lectores argentinos, sino que también desde los que se encuentran en países extranjeros como Colombia y Uruguay, lugares en los que Anabella participó de las Ferias del Libro.

Amplitud y pluralidad

Anabella Franco escribió novelas de diferentes géneros. Bélica, fantástica, erótica y de amor son algunas de las facetas que se pueden observar en su obra.

La causa de esa amplitud es su pasión por la lectura. “Me gusta leer de todo y lo mejor de cada género”, afirmó.De hecho, esa versatilidad que tiene la lleva usar diferentes seudónimos. Anna Karine es el nombre que utiliza para publicar las novelas románticas e históricas, Anabella Franco para las novelas eróticas, y Anna K. Franco para las distópicas (historias de ciencia ficción futuristas).

Por otro lado, respeta su identidad ya que algunas historias se basan en Quilmes. “Por si el tiempo olvida tu nombre” es un gran ejemplo.

Eso se nota en sus palabras tras puntualizar que el distrito es “mi lugar, lo más cercano y le tengo mucho afecto y cariño”.

En la actualidad, también se desempeña como docente en una escuela secundaria de Berazategui, cuyos alumnos también son lectores de ella. “Pasa siempre, algunos me dicen las historias lo atraparon, otros que les gustó”, señaló.Anabella es una escritora muy querida por sus lectores, de hecho se lo hacen saber mediante las redes sociales como Facebook, donde comparten fotos con sus libros.