Un tipo especial de leche es casi su único alimento y para ayudarla, hoy se realizará una jornada deportiva en Avellaneda. Su mamá contó el drama que vive, ya que es una patología que no tiene cura.

Carolina Saavedra, de 10 años quien vive en localidad berazateguense de Hudson, padece de Distrofia Neuroaxonal, una enfermedad degenerativa que provoca, entre otras consecuencias, convulsiones graves y necesita de la ayuda de todos.

Para darle una mano, este domingo a partir de las 15 se realizará una jornada deportiva gratuita en la que sólo se solicita como entrada leche en polvo Vital y Nutrilón 3. El encuentro se desarrollará en Estrada 2025, de Avellaneda, a partir de las 15.

En diálogo con El Quilmeño, María Achu Romero, mamá de Caro, explicó que “esta jornada se realiza para recaudar esa leche especial que constituye un pieza importante para la alimentación de mi hija”.

“Ultimamente está muy cara y lamentablemente, no me alcanza el dinero para comprarla al igual que los remedios”, agregó.

Sobre el encuentro, mencionó que será una actividad deportiva, donde los asistentes “podrán practicar gimnasia aeróbica, GAP (Glúteos, Abdominales y Piernas), aerobox, entrenamiento funcional y ritmos latinos”.

También la padecía su hermano

La niña padece Distrofia Neuroaxonal, una enfermedad degenerativa que empezó a afectarla desde que tenía 6 años. Además, su hermano Josué, falleció por la misma causa hace meses.

En este sentido, la vecina berazateguense precisó que el mal “provoca que no se pueda alimentar como corresponde, no pueda hablar, ni caminar. Esto es un enfermedad genética. Su hermano falleció hace poco y antes también había perdido la visión”.

Para ayudar a Caro, Achu, quien tiene otras dos hijas de 10 y 4 años, no tiene el dinero suficiente para poder comprar los alimentos ni los remedios.

Con un tono de angustia, afirmó que “sólo cobro la pensión de Caro y la asignación por las otras dos nenas”.

“Ese dinero no me alcanza para pagar los medios ya que sólo me cubren un porcentaje determinado. Sino, tendría que pagar 20 mil pesos por mes. Además, estoy abonando los gastos fúnebres por Josué, en el que estoy pagando 6 cuotas de 3.200 pesos”, subrayó.

Como si fuera poco, Achu no puede trabajar ya que está abocada al cuidado de Carolina. “Soy un madre soltera criando a tres nenas, de las cuales una tiene esta grave enfermedad, que se manifestó cuando tenia 6 años. Antes, hacía una vida normal”, recordó apesadumbrada.

Lamentablemente, informó que la enfermedad “no tiene cura, sólo puede tomar anticonvulsivos que la ayudan tener una vida menos traumática”. Y remarcó que “tampoco hay muchas investigaciones que se ocupen de esto, lamentablemente”.

Al igual que en marzo, se concretará un nuevo encuentro deportivo, donde la gente puede demostrar toda su solidaridad con esta familia.

A propósito, se mostró agradecida a los que asistieron aquella vez al sostener que “muchos vecinos nos dieron una mano con la compra de leche. Creemos que no todo está perdido”.

“En gran parte de las oportunidades son aquellos que tienen bajos recursos los que nos ayudan. Por suerte, estamos contentos”, agregó.