Delincuentes con máscaras del pintor Salvador Dalí trataron de raptar a un hombre que circulaba por la calle Lavalleja al 1100, donde fue sorprendido encerrado por dos autos de los cuales bajaron seis sujetos armados, a los que enfrentó a golpes de puño para evitar que lo lleven.

Un hombre manejaba de regreso a su casa cuando fue interceptado en Quilmes por un grupo de delincuentes que intentaron secuestrarlo utilizando máscaras con la imagen del pintor Salvador Dalí, las mismas que se popularizaron con la serie española “La Casa de Papel”, pero tras forcejear y defenderse logró evitar que lo subieran al vehículo en el que, finalmente, los sujetos de dieron a la fuga.

Cerca de las 22 del lunes, la víctima, identificada como Roberto Toso, circulaba a bordo de su automóvil por la calle Lavalleja al 1100, donde fue sorprendido por dos autos que lo encerraron por delante y detrás para impedir que siga la marcha.

“Venía a mi domicilio y me cruzó un Onix blanco por delante y atrás un Citroën C3. Se bajaron entre cinco y seis sujetos, todos armados y con el rostro cubierto. Lo primero que hice fue dar marcha atrás para escapar y romper el C3 con la culata, pero me bajaron y me tiraron al piso”, detalló Toso, quien sostuvo que escuchó a los ladrones decir “subanló súbanlo”.

Asimismo, explicó que no pudo ver los rostros de los secuestradores porque llevaban colocadas las populares máscaras de la serie emitida por Netflix. “Lo que menos quería es que me secuestren y empecé a resistirme a las piñas. Me querían subir al Onix para llevarme, pero prefería que me maten, no iba a ir”, confesó.

En ese momento, el vecino se trenzó en lucha con los delincuentes y ofreció una tremenda resistencia. Los secuestradores, por su parte, le propinaron varios culatazos en la cabeza, que le provocaron cortes en el cuero cabelludo. Según declaró, todos estaban enmascarados salvo uno, que le apuntaba con un arma larga. “Pensé que me iba a tirar”, relató.

Los ruidos de la pelea provocaron que varios vecinos se asomaran desde sus casas y algunos de ellos comenzaron a gritar y llamar a la Policía. “Eran tipos grandes, sabían bien lo que hacían. Creo que no me llevaron porque no sabían si les iban a tirar desde alguna casa. Después cuando quisieron huir en el C3 no les arrancó porque se los dejé destruido, así que subieron al Onix y escaparon”, sentenció Toso.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados