Los cinco delincuentes se valieron de una barreta para romper la puerta principal y, para apropiarse del dinero y objetos de valor, no tuvieron ningún reparo en atacar a los moradores hasta con una maza.

Momentos de terror vivió una familia de Ezpeleta al ser víctima de un violento ataque de rompepuertas, donde, además de robarle, agredieron a todos sus integrantes hasta con una maza.

El hecho se produjo en una vivienda ubicada en la intersección de Ceferino Namuncurá y Urquiza, cerca del límite con Quilmes Oeste.

La puerta de la casa, que está instalada en un barrio tranquilo y que se está poblando de a poco, fue destrozada por una barreta que posibilitó el ingreso de cinco delincuentes que llegaron a bordo de un automóvil Renault Clio de color negro.

Conmovido por el tenso momento que le tocó vivir, Ricardo recordó que se despertó al “sentir un ruido” y expresó: “Como está mi auto acá fuera, pensé que habían roto la luneta”.

Esa sensación sólo duró segundos ya que se encontró con los intrusos en el dormitorio: “Cuando me paré de la cama, tenía encima mío a los chorros. Eran cinco y uno quedó en el auto, del cual no llegué a anotar la patente”.A partir de allí, los malvivientes dieron rienda suelta a toda su furia y empezaron a agredir físicamente a cada uno de los sus integrantes.

En primer lugar, declaró Ricardo, “a mi mujer le tiraron de los pelos y la arrojaron al piso boca abajo. A mí me golpearon en la cabeza, me cortaron y quedé lleno de sangre”.

Pero la peor parte la llevó uno de sus hijos al que le “lastimaron una ceja, le dieron con una maza y le tuvieron que dar cinco puntos”.

Asimismo, otros de los chicos de la familia logró escaparse de la escalofriante escena y pudo refugiarse en la terraza de la vivienda : “Por suerte nos salvó el pibe mío, porque apenas escuchó ruidos, subió a la terraza. Ahí se dieron cuenta de que alguien se había escapado y se fueron”.

No obstante, antes de huir tuvieron tiempo de robarse el dinero destinado para el pago de facturas de servicios, un reproductor de DVD y una notebook.

Todavía conmovido por la situación que le tocó pasar, Ricardo manifestó que no entiende la saña que tuvieron los ladrones para con su familia.

Al respecto, mencionó que “revolvieron todo, como si alguien los hubiera mandado; somos gente de trabajo, acá no hay nada. Este barrio se está empezando a poblar ahora y es la primera vez que algo así me pasa”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados