La arteria de Quilmes Oeste se convierte en un campo de batalla durante los fines de semana. El domingo por la madrugada, otro enfrentamiento de menores alcoholizados que salían de un local bailable desató los reclamos de vecinos de la zona, que volvieron a expresar la necesidad de operativos policiales de mayor amplitud.

Una nueva batalla campal entre dos grupos de adolescentes sobre Avenida Calchaquí puso bajo la lupa el funcionamiento de los boliches de esa zona de Quilmes Oeste, donde los vecinos reclaman a la Policía la implementación de “permanentes” medidas de seguridad para prevenir desmanes durante los fines de semana.

El último hecho ocurrió el domingo por la madrugada, en la intersección de la calle Bolivia, a la salida del local nocturno Enigma. Cerca de las 6 de la mañana, dos grupos de jóvenes, de entre 8 y 10 personas aproximadamente cada uno y compuestos entre hombres y mujeres, protagonizaron una pelea callejera.

Uno de los bandos estaba golpeando brutalmente al otro con palos y piedras, hasta que apareció en escena un grupo de policías desde la calle Bolivia, con intenciones de dispersar a los violentos y evitar lesiones mayores. Sin embargo, tras a la orden de “alto” impartida por los efectivos, los menores de edad continuaron con su comportamiento hostil, incluso con el objeto de agredir a los uniformados.

Superados en cantidad, los policías comenzaron a avanzar sobre los adolescentes con disparos de escopeta con cartuchos antitumulto, logrando así separar a ambos bandos y poniendo bajo resguardo a los jóvenes del grupo que había sido atacado.

Refugiados detrás de la columna policial, los menores golpeados revelaron que, al salir del complejo bailable, otro grupo salió detrás y comenzó a insultar a las mujeres con todo tipo de comentarios obscenos y agravios mientras se acercaban, por lo que, en defensa, sus compañeros intentaron defenderlas pero fueron superados en fuerza y terminaron con varias lesiones.Posteriormente, los menores fueron trasladados a la Comisaría 1ª. de Quilmes para que realicen la denuncia correspondiente, mientras los que sufrieron heridas tuvieron que ser derivados a un centro asistencial.

Cabe recordar que, en la madrugada del domingo 7 de mayo, en la puerta de Look Disco, en avenida Calchaquí al 3200, se enfrentaron decenas de jóvenes utilizando botellas rotas y armas blancas, en una sangrienta pelea que dejó como saldo un menor apuñalado en el cuello y otro con traumatismo severo de cráneo. En esa oportunidad, El Quilmeño dialogó con vecinos de la zona que reconocieron que la presencia policial no alcanzaba para controlar a los violentos.

Aparecen en esta nota: