Se trata de una droga que, aplicada en conjunto con una terapia hormonal, permite reducir el avance de la enfermedad en un 44 por ciento, alcanzar una sobrevida aproximada de más de dos años y retrasar la indicación de quimioterapia.

El cáncer de mama afecta a casi 19 mil argentinas por año. Según cifras difundidas por el Instituto Nacional del Cáncer, se registran 71 casos cada 100.000 mujeres. Además, Argentina es el segundo país de América con la tasa de mortalidad más alta por este tipo de tumor, después de Uruguay.

Si bien en estadios tempranos es curable, cuando la enfermedad progresa ya no hay vuelta atrás. Sin embargo, hay terapias que permiten obtener una nueva esperanza.

Recientemente, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó una nueva droga, cuyo nombre es Ribociclib, para el tipo de cáncer de mama más frecuente, el subtipo RH+/HER2 negativo, responsable de entre el 65 y el 70 por ciento de todas las pacientes afectadas por este tumor.

“Entre el 35 y el 40 por ciento de las pacientes progresa a estadios avanzados. Inclusive un 5 o 10 por ciento debuta como cuadros metastásicos”, precisó la doctora Florencia Perazzo, médica oncóloga clínica, ex presidenta de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC).

La nueva terapia es tanto para aquellas pacientes que debutan con un cáncer de mama metastásico, como también para aquellas que ya fueron operadas y de acuerdo a las características biológicas realizaron tratamientos posterior de la cirugía.

La droga que ya está disponible en el país, demostró que, en combinación con una terapia hormonal, puede reducir el avance de la enfermedad en un 44 por ciento, alcanzar una sobrevida aproximada de más de dos años y retrasar la quimioterapia.

LEA MÁS:

Más y mejor

“El cáncer de mama metastásico si bien no lo podemos curar, muchas veces y sobre todo para este subtipo, todavía la vida de una mujer se mide en años. y en esta situación, tan importante como que viva más, es como que viva mejor”, sostuvo la doctora Victoria Costanzo, subjefa de la Unidad de Cáncer de Mama del Instituto Alexander Fleming.

De acuerdo con lo que explicó la especialista, al actuar directamente sobre las células malignas, este tipo de terapias, llamadas “target” tienen más potencia y son menos tóxicas que la quimio que afecta tanto a las células cancerígenas como a las normales.

Para la doctora Costanzo, “esto hace que la paciente esté con el mismo tratamiento durante dos años, cuando antes como máximo eran ocho meses".

"No se cura, pero es una diferencia importantísima para todos los días, tomando cuatro pastillas al día, sin hospital de día, sin caída de pelo y sin vómitos", sostuvo Costanzo.

“La incorporación de nuevas drogas nos permitió un cambio de paradigma”, sostuvo Perazzo, aunque aclaró que al ser una patología heterogénea, “los médicos deben evaluar a cada paso de la evolución de la enfermedad estas características y tomar decisiones personalizadas siempre primando la calidad de vida de nuestras pacientes”.

Las expertas coinciden en que detectada a tiempo, la enfermedad presenta un elevado nivel de curación, por lo que los especialistas ponen énfasis en la importancia de los controles períodicos, la consulta con el ginecólogo al menos una vez al año y la realización de una mamografía, de una ecografía mamaria o ambas según la edad.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados