Podemos definir la empatía como la capacidad de comprender y compartir las emociones de los demás y es clave para la vida en sociedad

La capacidad de conectarnos empáticamente es clave para la vida en sociedad. Incluso, tiene efectos a nivel personal porque nos ayuda a protegernos de los efectos negativos del estrés. Sin embargo, la sociedad actual está viviendo una crisis de empatía a una escala sin precedentes.

Podemos definir la empatía como la capacidad de comprender y compartir las emociones de los demás. Es un concepto complejo que tiene que ver con la capacidad natural y automática de reaccionar ante el estado emocional del otro. Por ejemplo, lloramos o reímos ante el llanto o la risa de una persona. También los experimentamos cuando “nos duele” ver el dolor ajeno.

Además, la empatía incluye un componente de preocupación empática, relacionado con la motivación por asegurar el bienestar. La evolución habría seleccionado estas habilidades empáticas básicas para preparar a los organismos para el cuidado de las crías, la cooperación y la vida en grupo.

Por último, se identifica la toma de perspectiva, entendida como el trabajo consciente de ponerse en el lugar del otro e imaginar qué está pensando o sintiendo, teniendo en cuenta su punto de vista. Este componente requiere esfuerzo cognitivo.

Si bien la empatía es una habilidad universal de los seres humanos, es susceptible a factores interpersonales y culturales. Los estudios demuestran que somos más empáticos hacia los miembros de los grupos a los que pertenecemos y con los cuales nos identificamos; y tenemos menos empatía hacia los integrantes de grupos que consideramos externos. Estas diferencias en la respuesta empática se evidencian también a nivel cerebral. Presentamos una respuesta más intensa en regiones neurales emocionales cuando vemos sufrir a un miembro del propio grupo en comparación a uno de otro grupo.

Afortunadamente, los seres humanos somos capaces de reflexionar sobre nuestras decisiones morales. Además, asumir el punto de vista de otro cambia la forma en la que lo vemos, y esos cambios son potencialmente generalizables a los integrantes de su grupo social. Múltiples investigaciones muestran que esta toma de perspectiva se puede ejercitar e, incluso, sus efectos pueden ser duraderos. Se trata de una herramienta poderosa para generar compasión, disminuir estereotipos y prejuicios hacia personas que consideramos distintas, y generar evaluaciones más positivas. Cuando alguien cree que la empatía es una habilidad modificable, las personas invierten más tiempo y esfuerzo en ayudar a otros.

La empatía, esa forma en la que pensamos a los demás y nos relacionamos, le da cuerpo a nuestro escenario social. Es la cualidad que puede ayudarnos a cambiar el mundo, tanto el pequeño contexto cotidiano como el destino de una sociedad.

ADEMÁS:

¿Cuáles son las formas de la envidia?

¿Qué efectos tiene el uso de la tecnología en la infancia?

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados