La cooperación en seres humanos es una verdadera suma de genética, biología, ambiente y cultura

Atravesamos nuestras vidas interactuando con otros miembros de la comunidad. Muchas veces requerimos su ayuda. Otras tantas, somos nosotros quienes se la facilitamos. La ciencia está indagando en esta característica muy humana de los lazos solidarios que establecemos unos con otros. Algo que nos distingue de animales primates no humanos es justamente nuestra compleja cooperación, incluso desde la infancia.

Se cree que las conductas cooperativas jugaron evolutivamente un papel importante en el desarrollo de la cohesión de grupos sociales. Esto permitió que grupos con un número mayor de individuos no relacionados genéticamente se establecieran y rigieran por normas comunes.

Ahora bien, si podemos cooperar es porque tenemos un cerebro que lo posibilita. Pero a su vez, la compleja sociabilidad moderna refleja la importancia de las normas e instituciones que han surgido a lo largo de la historia humana. Así, la multiplicidad de factores que influyen en nuestra conducta cooperativa no está limitada a aspectos biológicos y genéticamente predeterminados. Se ha observado en estudios transculturales, en los cuales se consideran comunidades con distintos tamaños poblacionales, que factores diversos tales como las creencias religiosas o el grado de integración socioeconómica impactan en la forma en que cooperamos. Esto demuestra que la cooperación en seres humanos es una verdadera suma de genética, biología, ambiente y cultura.

De manera contraria, la falta de cooperación repercute negativamente sobre la persona a quien hubiese ido destinada la acción solidaria, sobre quien no fue solidario y también sobre todo el sistema social. La comunidad, para ser tal, se construye a partir de la idea de cooperación. Por ende, cuando existen acciones que reniegan de las conductas solidarias, el sistema se resquebraja.

Podemos ilustrar esta práctica social de la cooperación a partir del ordenamiento complejo que actualmente conforman las comunidades organizadas políticamente en Estados.

Es en este sentido y en este marco que la ideología de la cooperación establece alianzas fundamentales con otras habilidades humanas como la creatividad y la capacidad de organización. Solo de esta manera, y por estos días lo vemos más que nunca, se podrá lograr un eficaz sistema de cooperación de gran alcance.

ADEMÁS:

¿Cómo encontrar el bienestar en estos días difíciles?

¿Cómo influye la sociedad en nuestra toma de decisiones?

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados