La pandemia de COVID-19 no da tregua y la Argentina sufre por la escasez de vacunas. Incertidumbre por el incumplimiento de los laboratorios.

Tras más de un año de pandemia por el coronavirus, la Argentina y el mundo sufren la escasa producción de vacunas a nivel global.

La altísima demanda del producto supera ampliamente la capacidad productiva de los diversos laboratorios del mundo, y muchos de ellos no han podido cumplir con sus compromisos. Al respecto, debe tenerse en cuenta que si se pretende aplicar dos dosis a cada habitante de planta, sería necesaria la elaboración de más de 15.000 millones de unidades.

Un claro ejemplo es la llegada de pocas dosis a la Argentina de la vacuna Sputnik V producida por el instituto ruso Gamaleya. El propio presidente Alberto Fernández reconoció que no se están cumpliendo los contratos que firmó el Gobierno (el arribo de 25 millones de dosis) durante una cadena nacional realizada el jueves.

También tendrían que arribar en los próximos días 3 millones de dosis de la vacuna china Sinopharm. Cabe destacar que la industria farmacéutica asegura que tiene un acuerdo para aplicar por su cuenta esa cantidad de dosis de la vacuna china, pero la compra no se puede realizar aún por ser una vacuna de “emergencia”. A diferencia de la Sputnik V, el desarrollo de Sinopharm sólo puede ser aplicado a personas de entre 18 y 59 años. Por eso, estará destinado a completar la campaña de inmunización de docentes y de personal estratégico.

En cuanto a la vacuna de Pfizer, Argentina participó de los ensayos de la droga y hasta adaptó la legislación a ciertas exigencias del laboratorio pero no logró un acuerdo porque, según la explicación oficial dada oportunamente, la pretensión de la compañía era “incluir cláusulas que reducían su responsabilidad ante posibles efectos adversos”.

Una investigación del Bureau of Investigative Journalism, una alianza de periodistas y medios con sede en Londres, afirmó que la farmacéutica “ha pedido a algunos países que pongan sus activos soberanos -que incluyen edificios de embajadas y bases militares- como garantía contra el costo de futuros casos legales” por eventuales efectos adversos de su vacuna contra el coronavirus.

En paralelo, los países centrales realizaron compras de dosis por cantidades que superan su población y utilizan su poder de presión para hacerse con vacunas. Un ejemplo de esto fue el cierre de exportaciones que llevó a cabo la Unión Europea para bloquear un embarque de Astra Zeneca que tenía como destino a Australia.

ADEMÁS:

Sputnik V: partió un nuevo vuelo a Rusia para traer más vacunas

Incluso con el poder de negociación de la UE (27 países que forman parte del mayor bloque político-económico del planeta), la escasez de vacunas está alterando de manera significativa los planes de vacunación.

Alemania reconoció esta semana que la tercera ola en Europa es inevitable debido a la escasez de vacunas. Países como España están analizando replicar la dinámica del Reino Unido de vacunas a más personas con una sola dosis que a menos con dos.

Otras naciones, como Dinamarca, Hungría o Polonia están saltando la negociación europea para realizar gestiones con China y Rusia, con el fin de adquirir sus vacunas. Esto debido a la escasez y lentitud en la distribución de dosis.

El sistema COVAX que se planteaba como una alternativa justa, solidaria y expeditiva para distribuir vacunas entre países de renta media y baja, no ha logrado cumplir con las expectativas que tenían muchas naciones que invirtieron en él.

Se sabe que la Argentina entra en la temporada de frío con una meseta alta de casos. Con el otoño se corre el riesgo de que se inicie una segunda ola de casos y el riesgo es que las personas mayores aún no están vacunadas en su totalidad.

Expertos afirman que en la Argentina se necesitan por lo menos 15 millones de dosis para poder dar la primera vacuna al menos a los 7,4 millones mayores de 60 años y alrededor de 5 millones de personas con comorbilidades.

Cabe destacar que hasta el momento 2.445.509 personas recibieron la primera dosis, mientras que 580.955 ya cuentan con ambos componentes de la vacuna. El total de vacunas contra el coronavirus que dispone el país, 3.846.565 de dosis fueron distribuidas en las 24 jurisdicciones.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados