En muchas situaciones cotidianas pueden producirse envenenamientos que ponen en riesgo la salud, pudiendo causar lesiones perjudiciales e incluso la muerte

Las sustancias tóxicas están presentes en nuestros espacios cotidianos y en nuestra rutina diaria. Se trata de elementos químicos líquidos, sólidos o gaseosos que, en concentraciones determinadas, pueden causar lesiones perjudiciales e incluso la muerte.

Algunas de las sustancias tóxicas más comunes son: lavandina, detergentes y limpiadores domésticos, que abundan en las casas y oficinas. Por su parte, en las fábricas e industrias también puede haber emanación de gases perjudiciales para la salud. Al entrar en contacto con estos agentes, nuestro organismo reacciona y se produce la intoxicación.

El diagnóstico de intoxicación aguda tiene características particulares y puede darse mediante distintas vías: vía digestiva, a partir de la ingesta del tóxico en forma sólida o líquida (alimentos, medicamentos, líquidos cáusticos o ácidos); vía respiratoria, por inhalación de gases tóxicos (fungicidas, plaguicidas, pegamentos, pinturas, vapores producidos por determinados productos domésticos, humo de incendios); vía cutánea, cuando se absorbe o tiene contacto con el tóxico (determinados productos agrícolas, plantas); y vía circulatoria, en casos de picaduras o mordeduras de animales, o la inyección de medicamentos.

LEA MÁS:

Es importante tener en cuenta que son más habituales las intoxicaciones agudas de carácter voluntario que las accidentales, siendo la vía principal la digestiva, seguida de la vía respiratoria.

Las más comunes

En adultos, la intoxicación más común se da por la ingesta de fármacos, siguiéndole la etílica y las drogas de abuso ilegales, y dentro de estos compuestos se encuentran: benzodiacepinas, analgésicos (paracetamol), antidepresivos, barbitúricos y medicamentos activos contra los trastornos cardíacos.

El Dr. Silvio Luis Aguilera, describe los síntomas más frecuentes en los cuadros de intoxicación aguda, que pueden tardar hasta dos horas en aparecer: alteraciones del nivel de conciencia, desde una somnolencia hasta la inconsciencia, convulsiones, dificultad para respirar, náuseas, vómitos o diarrea, sequedad de boca o exceso de salivación, quemaduras alrededor de la boca, lengua o piel, mal aliento, pupilas dilatadas, dolor abdominal, trastornos de la visión, etc.

Además, resalta que, ante una sospecha de intoxicación hay que solicitar inmediatamente ayuda a los servicios de emergencia, notificando la mayor cantidad de datos que se dispongan y, de conseguir el nombre del tóxico, se puede llamar a un centro de toxicología y consultar los efectos nocivos.

Si la intoxicación sucede en algún ambiente determinado, se debe revisar la seguridad del lugar para evitar poner en riesgo a alguien más, y tratar de ventilar, apartar a la víctima y sólo ingresar con elementos de seguridad, teniendo especial cuidado de no encender fósforos ni encendedores para evitar alguna combustión.

En tanto, si la víctima está inconsciente pero respira con normalidad, hay que colocarla en posición de recuperación (de costado derecho), mientras que si está inconsciente y no respira, o no respira con normalidad, se deberán iniciar maniobras de reanimación cardiopulmonar básica (RCP-Básica).

Por su lado, si la víctima vomita, hay que evitar que el contenido del vómito entre en contacto con la piel, y también es fundamental no administrar agua, leche, cualquier líquido, medicamentos, pomadas y cremas hasta que arribe el servicio de emergencia.

En el caso de que el tóxico haya entrado en contacto con la piel o los ojos hay que proceder a su lavado con agua corriente, por lo menos unos 20 minutos, aunque se recomienda que antes de hacerlo se compruebe el etiquetado del producto para conocer su composición, ya que existen sustancias que reaccionan violentamente con el agua como el óxido de calcio (“cal viva”), el potasio, el litio y el magnesio.

LEA MÁS:

A dónde recurrir

En el caso de sufrir cuadros de estas características, es importante tener en cuenta los datos de los centros nacionales de intoxicaciones:

Servicio de Toxicología del Hospital Nacional “Prof. Alejandro Posadas”. Dirección: Av. Presidente Illia y Marconi, El Palomar, Pcia. de Buenos Aires. Teléfono: 0800-333-0160, (011) 46587777- 46546648 / 44699300 int.1102. Mail: cniposadas@intramed.net. Tipo de asistencia personal y telefónica. Horario: todos los días las 24 horas.

Hospital de Niños “Dr. Ricardo Gutiérrez” (GCBA). Dirección: Sánchez de Bustamante 1399, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Línea telefónica: 0-800444-8694 (TOXI), (011) 49626666 / 4962-2247. Mail: toxiguti@yahoo.com.ar. Tipo de asistencia: personal y telefónica. Horario: todos los días 24 horas.

Hospital General de Agudos “J. A. Fernández” (GCBA). Dirección: Cerviño 3356 CP 1425 Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Teléfono: (011) 4808-2655 / 4801-7767. Mail: toxico_fernandez@yahoo .com. Tipo de asistencia: personal y telefónica (a profesionales). Horario de atención: todos los días 24 horas.

Hospital de Niños “Dr. Pedro de Elizalde” (GCBA). Dirección: Av. Montes de Oca 92, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Línea telefónica: (011) 4300-2115 / 4362-6063 int. 6217. Tipo de asistencia: personal y telefónica. Horario de atención: todos los días 24 horas.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados