Los especialistas precisaron que se registran unos 50.000 al año en el país, según cifras oficiales del Ministerio de Salud.

Uno de cada tres argentinos que sufren un infarto muere, alertaron ayer especialistas, que precisaron que se registran unos 50.000 al año en el país.

De ese total, que corresponde a las últimas cifras oficiales del Ministerio de Salud, de 2015, mueren 17.130 personas, prácticamente una de cada tres, detallaron las fuentes.

En tanto, la mortalidad intrahospitalaria, que se mide exclusivamente entre los que llegan a recibir atención médica, es de aproximadamente uno de cada 10 casos (un 8,8 por ciento), según un estudio nacional que realizaron la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) y la Federación Argentina de Cardiología (FAC).

“La demora del paciente en reconocer los síntomas, la tardanza en solicitar asistencia, la espera de la ambulancia y, muchas veces, los retrasos en la intervención médica hacen que se pierda un tiempo clave frente a un cuadro de infarto agudo de miocardio”, alertaron los responsables de la organización del XXIII Congreso Anual de la Sociedad Latinoamericana de Cardiología Intervencionista (Solaci) y XXVII Congreso Anual del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI), que se realizará entre mañana y el viernes en Buenos Aires y reunirá a más de 3.000 especialistas.

Para el director del Comité Organizador del congreso, el cardioangiólogo intervencionista Alejandro Palacios, “el problema es que muchos pacientes ni siquiera llegan al centro asistencial, y aún entre los que sí acceden a la atención médica todavía es muy elevado el nivel de mortalidad en comparación con parámetros internacionales”.

LEA MÁS:

“Sólo por dar algunos ejemplos, la tasa de mortalidad intrahospitalaria en Estados Unidos de acuerdo con las guías clínicas de 2013 oscila entre un 5 y un 6 por ciento, mientras que en España alcanza el 7,4, en Francia el 4,4 y en Bélgica el 7,5 por ciento”, agregó el también cardioangiólogo intervencionista y ex presidente de la SAC Daniel Berrocal.

Por su parte el presidente del CACI, Alejandro Cherro, enfatizó que el alto nivel de mortalidad intrahospitalaria “se debe en gran medida a la demora del paciente en acudir en busca de atención médica: casi 1 de cada 2 (45%) llega al centro asistencial luego de las tres horas de comenzado el dolor, por lo que es importantísima la concientización sobre la consulta inmediata a un centro con servicio de hemodinamia ante los primeros síntomas del infarto”

Aparecen en esta nota: