Ubicada en Villa Martelli, Tecnópolis  se transformó en una mega muestra que reunió al arte, ciencia y tecnología en un solo lugar.

Tecnópolis, la mega muestra de arte, ciencia y tecnología ubicada en un mega predio bonaerense a pasos de la General Paz, consolidó desde su apertura una experiencia lúdica de divulgación y reflexión de forma abierta y pública, clave para la expansión del acceso a ciertos consumos culturales, ya que a lo largo de sus diez años ofició de plataforma para eventos tan heterogéneos como el Encuentro Federal de la Palabra, el Mercado de Industrias Culturales o el festival gastronómico Raíz.

Desde sus comienzos, el arte tuvo un lugar central en el predio de Villa Martelli con un circuito que incluía murales, esculturas, exposiciones, intervenciones y videoinstalaciones de artistas de todas las corrientes y vanguardias: desde el arte cinético de Gyula Kosice, la impronta crítica y reflexiva de León Ferrari, la estética pop de Marcos López, el arte conceptual de Leandro Erlich o el arte urbano con grafiteros que pintaban en vivo en lo que se conocía como el Espacio Joven.

Por Tecnópolis pasaron obras de Graciela Sacco y Nushi Muntaabski, así como muestras que fueron desde una pionera exposición de textiles que combinó tecnología, diseño, moda y arte, hasta otra sobre el universo de Héctor Germán Oesterheld con manuscritos, fotografías y papeles de trabajo del gran historietista argentino, creador del célebre cómic “El Eternauta”.

El renovado Tecnópolis, con el muñeco de San Martín como símbolo.
El renovado Tecnópolis, con el muñeco de San Martín como símbolo.

El renovado Tecnópolis, con el muñeco de San Martín como símbolo.

Las múltiples formas de la palabra recorrieron Tecnópolis en dos ediciones del Encuentro Federal de la Palabra, cuya primera cita recibió más de 300.000 personas. El festival cruzó escritores, pensadores, artistas, dramaturgos y músicos y desplegó ventas de libros, charlas, homenajes, actividades, juegos, un festival de stand up, conferencias magistrales y experiencias que hoy se resignifican con toda su potencia: como una teleconferencia con Julian Assange y una clase abierta que dio el escritor y crítico Ricardo Piglia.

Entrevistado por Santiago O´Donnell, el programador y activista de Internet australiano, reconocido por fundar en 2006 WikiLeaks, el sitio web que en 2010 difundió más de 250.000 cables secretos del Departamento de Estado de los Estados Unidos, se explayó sobre los programas biométricos en todos el mundo, asegurando que tiene ciertos reparos, sobre todo cuando existen “servicios de inteligencia corruptos”.

Por las ediciones del “Encuentro Federal de la Palabra”, que habilitaron una oportunidad inédita de expandir la palabra por fuera de citas que requerían compra de entradas para solventar los gastos de alquiler, desfilaron autores y referentes locales como Alejandro Dolina, Claudia Piñeiro, Juan Sasturain, Leonardo Oyola, Diana Bellessi, Leopoldo Brizuela, Alan Pauls, María Teresa Andruetto y Eduardo Sacheri.

El evento, que tuvo la compleja tarea de cruzar calidad con experiencias posibles en la inmensidad de ese parque, fue curado por referentes de cada área: Jorge Dubatti y Mauricio Kartún en teatro; Cristian Alarcón y Mariana Enriquez en periodismo; Mariano del Mazo en área de la canción; Fierita Catalano en cultura digital y Ariel Schettini y María Julia Magistratti en literatura.

tecnopolis2.jpg

En su afán de innovación, se llevó allí el primer festival internacional de historieta, “Comicópolis”, una combinación de Tecnópolis y cómics y que en su primera edición tuvo el padrinazgo de Quino, el creador de Mafalda, emblema de la historieta y el humor gráfico nacional.

Tecnópolis también fue escenario de la Feria del Libro infantil y juvenil y de encuentro con la gastronomía, cuando en 2013 se inauguró el Festival Raíz, una gigantesca feria que reunía a productores, cocineros de distintas provincias y restaurantes que ofrecían platos típicos regionales

Y así como la industria, la palabra, el arte, el juego y la ciencia, Tecnópolis se dispuso a pensar el campo intelectual, con las recordadas ediciones del Simposio Internacional de Filosofía y Política “Debates y Combates”, que reunió a los más destacados referentes, entre ellos Ernesto Laclau o el político francés Jean-Luc Melenchon.

Los intelectuales formaron parte del ciclo Debates y Combates que motorizaba la entonces Secretaría de Cultura en el que expusieron e indagaron en los desafíos de la crisis de la globalización y plantearon la emergencia de nuevos sujetos sociales en Latinoamérica.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados