Una propuesta que involucra a nueve puntos estratégicos para tener las mejores vistas de la ciudad y alrededores en otoño, cuando la vegetación toma fuertes tonos cálidos

Desde los primeros días del otoño hasta el inicio de las grandes nevadas, hacia fines de mayo, la ciudad del Fin del Mundo se convierte en una de la urbes más atractivas en lo visual, cuando su paisaje se tiñe de los colores del fuego gracias a los cambios de follaje de ñires y lengas.

Estas especies autóctonas combinan en otoño amarillos, ocres, marrones y un predominante tono rojo, mientras el también autóctono coihue les da contraste con sus hojas verdes desdentadas e imperennes.

Es la temporada preferida por muchos amantes de la fotografía, cuando el sol asoma tarde y se pone más temprano y ofrece singulares paisajes para los excursionistas que pasean por tierra, mar y aire.

Las autoridades de Turismo de Tierra del Fuego sugieren nueve formas de obtener las mejores postales de su capital y alrededores, y en primer término proponen las vistas de la ciudad a bordo de alguna embarcación turística, de las que hacen recaladas en islas o islotes con ciertos animales marinos en proceso de migración.

También recomiendan el mirador del Paso Garibaldi, que es el punto de mayor altitud de la Ruta Nacional 3 al atravesar los Andes Patagónicos, a unos 60 kilómetros al norte de Ushuaia, donde hay un mirador con una vista panorámica hacia los lagos Escondido y Fagnano.

ADEMÁS:

Merlo, una puntana para espíritus aventureros

Otro opción son caminatas por los senderos hacia la Laguna Esmeralda, de nueve kilómetros desde la zona de los Valles, hasta ese espejo de agua rodeado por el Glaciar Ojo de Albino, las Torres y el Cordón Toribio.

Un trekking al glaciar Martial, de dificultad media y para toda la familia, que demanda una hora y media de ida desde su base, es otra forma de admirar paisajes naturales y de la ciudad, además recuperar energías en alguna casa de té al volver.

El Mirador del Canal Beagle -directamente conectado con el Glaciar Martial- está en el Hotel Las Hayas, donde comienza un sendero que sube hasta las pistas Wallner y Jerman y llega a un segundo mirador del Canal, con posibilidades de tomar excelentes fotos en ambos.

Otra caminata con vistas especiales para otoño es la que lleva a la Cascada Velo de Novia, desde donde se puede observar el monte Olivia y todo el entorno hasta la zona urbana.

El Tren del Fin del Mundo, en el Parque Nacional Tierra del Fuego, propone paisajes cambiantes en su recorrido, como el río Pipo, la cascada La Macarea y el cementerio de árboles, que se pueden combinar con los datos históricos que aportan los guías.

Ushuaia es una de las pocas ciudades del país sobre la cual se realizan vuelos turísticos en helicóptero, que constituyen una opción ideal para fotografías aéreas del casco urbano y de la Laguna Esmeralda y estancias, si se elige el trayecto con aterrizaje en la cordillera de los Andes.

Para aficionados o expertos en montañismo, Los Caminos del Fuego ofrece subir a los montes Olivia y Cinco hermanos, dos íconos visibles desde la ciudad que con 1.326 y 1.037 metros de altitud, respectivamente, brindan las mejores panorámicas en tierra.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados