sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Política
26 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

Crónica de un sueño: de la cautela a una sorpresiva realidad

Producción: Nicolás Rotnitzky / Diseño: Martín Ernesto García
0
Comentarios
Por Producción: Nicolás Rotnitzky / Diseño: Martín Ernesto García


DIARIO POPULAR estuvo en Costa Salguero y presenció los festejos de una fuerza que puede convertirse en la más fuerte a nivel nacional. El minuto a minuto de un espacio que pasó de la conformidad a un festejo con el típico sello PRO

Crónica de un sueño: de la cautela a una sorpresiva realidad
Foto:

Fue como la nieve de 2007 en Buenos Aires, o los 28 grados de calor en junio. Muchos especialistas vaticinaban que Daniel Scioli podría ganar en primera vuelta, ninguno esperaba que Mauricio Macri terminara dos puntos y medio debajo del candidato del FPV. Ni siquiera el propio postulante de Cambiemos, que cuando se fue del escenario, apenas pasadas las 23:40, no iba a volver a aparecer. Las mesas testigos, en ese momento, marcaban siete puntos de distancia. Las cifras los dejaba conformes.

      Embed

"Ya está. Ya habló. Ahora veremos qué hacemos mañana", decían sus allegados.

Muchos simpatizantes se fueron del búnker

Hasta los datos oficiales, que llegaron pasada la medianoche, todo había sido diagramado en un laboratorio de prudencia. Con un perfil subterráneo, los referentes de Cambiemos no revelaban sus números. Lo único que afirmaban es que habría balotaje. Repetían la palabra balotaje como un mantra, como un rezo. Y repetían hasta el hartazgo que en la provincia se pelearía la gobernación voto a voto.

      Embed

De repente, en todas las pantallas, clonado, multiplicado, Julio Alak, el dueño de los resultados. Los primeros números. María Eugenia Vidal y una paliza a Aníbal Fernández. Cambiemos, en la elección nacional, según las primeras mesas escrutadas, un punto arriba del Frente para la Victoria. Y entonces Costa Salguero estalló en un grito ensordecedor, un festejo de campeón del mundo. 

      Embed

Corridas. Descontrol. Sorpresa.


Los muchachos del equipo de prensa de Cambiemos empezaron a saltar para todos lados. Entre el público aparecieron las figuras políticas mezcladas con la gente: Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta, Alfonso Prat Gay. Todos entre todos, entre gritos, abrazos, euforia: todos como si fueran las 4 de la mañana en un cumpleaños de 15. Todos dominados por la sorpresa, por la navidad macrista en pleno octubre.

Vidal regresó al escenario. Macri también. Ella se adjudicó la provincia: le habló al pueblo que gobernará durante los próximos cuatro años; él se limitó a bailar: ni siquiera tenía algo preparado para decir: ¿cómo se da un discurso ganador cuando los resultados superan incluso a las mejores expectativas? 

      Embed

Macri estaba, como su equipo, como los analistas políticos, como el musicalizador, como el servicio de catering que cortó el servicio a las doce de la noche, como los militantes del Frente Para la Victoria, como sus militantes, sorprendido. Atrapado en una caja de sorpresas: de un momento para el otro, su partido gobierna los dos distritos centrales del país. Y él puede ser presidente. De un momento a otro, el hombre que empezó su carrera política en Boca, perdió una elección contra Aníbal Ibarra en Buenos Aires y después la gobernó por ocho años, tiene la mesa servida para ser presidente de la Nación. Y encabezar la nueva fuerza política más importante de la Argentina.

Macri todavía está sorprendido: los carteles que decían "Macri presidente" y decoraban todo el búnker dejaron de ser una expresión de deseo: ahora pueden transformarse en realidad. Una sorpresiva realidad.


      Embed

Comentarios Facebook