domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Política
26 | 10 | 2015
Imprimir
Agrandar
Reducir

La noche que no fue: el festejo que terminó entre lágrimas y consuelos

Natalia Arenas
0
Comentarios
Por Natalia Arenas


DIARIO POPULAR estuvo en la fiesta que no fue. Un Luna Park que pintaba para gran celebración terminó entre llantos y suspiros por el ascenso del PRO en el escrutinio

La noche que no fue: el festejo que terminó entre lágrimas y consuelos
Foto:

Esta crónica iba a empezar por el principio: una chica que eligió el peor color para vestirse. "Tengo puesto un saquito naranja", le decía por teléfono celular a alguien que, tal vez, no la haya podido ubicar jamás precisamente por ese dato. En el principio, todo era monocromático.

En el principio, todo era bombo, Perón, Néstor y Cristina. Todo era banderas: Miles, Movimiento Evita, UOCRA, Octubres, Descamisados, MUP. Y La Cámpora, ausente. Todo era euforia, palmas, abrazos, besos, somos todos compañeros. Cumbia, reggeaton, Agapornis, Karina "La princesita".

      Embed

Un hombre mayor que parece recién llegado de correr, con pantalones cortos, musculosa y vincha alza sus brazos y despliega un cartel: "El amor le ganó al odio".

      Embed

En el principio, no hubo tiempo para especular con el horario en que el protagonista, Daniel Scioli, se asomaría al escenario del Luna Park: simplemente, irrumpió

Tampoco en esta oportunidad hubo canción para Scioli. Ni siquiera el "himno" que le escribió su amigo Ricardo Montaner se escuchó completo. Sí se pudo oír "Resistiré", ni bien el candidato del FPV terminó su discurso. 

Dos horas después, las sonrisas mutaron en muecas, el desconcierto le ganó a la euforia y hasta los hombres de negro y micrófono-vincha cuchicheaban sobre lo impensado. 

      Embed
banner

La monstruosa ola naranja era ahora apenas una ondita que se escabullía por los pasillos del Luna, miles de gotas que se esparcían puertas afuera, por el Bajo porteño. Cabezas gachas, como las de los hinchas que se retiran de un estadio después de una derrota impensada... y de local.

      Embed

En el final, un hombre apoya sus codos sobre una baranda tapada con una bandera y deja caer la cabeza entre sus manos. Una mujer se da vuelta para observar las caras de sus compañeros cuando cantan, gritan, la marcha peronista. Y llora. Otro hombre le pasa el brazo por los hombros a otra mujer y ésta hace lo propio por la cintura de él. Miran, con vista panorámica, lo mismo que la primera. ¿Lloran? Tal vez

En el final, la chica del saquito naranja debe haberse encontrado con la persona que la buscaba. En el final, casi nada era naranja.


      Embed

Comentarios Facebook