miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
General
16 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Partos con escasez de personal en Varela

0
Comentarios


El drama en el servicio de Maternidad del hospital provincial "Mi pueblo".

Partos con escasez de personal en Varela
Foto:

El servicio de Maternidad del Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela es el que más partos recibe en la Provincia de Buenos Aires y sólo es capaz de afrontar los casi seis mil nacimientos que atiende anualmente por la voluntad y el desgaste de sus profesionales, que se desdoblan en las tareas, a pesar de contar con menos de la mitad del personal que establece la norma nacional perinatal.

Es que dos obstetras y dos parteras no alcanzan para atender el promedio de 20 partos por día -han llegado a atender 33-, con 60 pacientes internadas y más de 80 consultas permanentes, un número demasiado alto para una guardia que debería contar con 12 profesionales y, en general, atiende con 5 o 6, cifra que disminuye con el período de vacaciones.

La situación se hace crítica especialmente durante las guardias de los martes, viernes y sábados, donde la enfermedad de un profesional provoca, como ocurrió el martes 26 de enero, que apenas un médico y dos parteras se encarguen de llevar adelante el servicio hasta que, horas después, todo se ate con alambre con el traspaso de un profesional de otro servicio.

Testigos

Diario Popular fue testigo de la situación. Una paciente necesitaba que le practiquen una cesárea de modo urgente y los dos obstetras de turno, Víctor Quiroga y Victoria Galarza, fueron a atenderla.

Así, la maternidad quedó en manos de las dos parteras, Miriam Ferrer y Karina Depaoli, quienes explicaron que "si tenés un parto natural en este momento, quedamos nosotras como las encargadas'.

"Si tuviéramos una urgencia tenemos que llamar a uno de los médicos para que salga del quirófano y venga corriendo a hacerse cargo, sin que quede nadie para atender alguna eventualidad", explicaron.

Al evaluar la falta de profesionales, Ferrer expresó: "Venimos complicados por la escasez de personal. Siempre somos pocos, pero además hay una política de bajar los gastos de reemplazo y cuando un compañero se va de vacaciones no damos abasto. Hoy por ejemplo no había camillero".

En tanto, Depaoli detalló otro tema que preocupa: "Hay sólo 10 camas y casi siempre están ocupadas, por lo que las pacientes terminan sentadas en sillas o en camillas en los pasillos. Es poco digno para la maternidad centrada en la familia". Ya cumplida la cirugía, vuelven a escena los médicos. Quiroga, que es el único de planta -Galarza es una becaria que está de reemplazo y actúa como si fuera titular-, se suma a las quejas.

Todos coinciden es en una cosa: "Todo esto te da bronca porque no tenés respuesta de nadie. Te rompés el alma por un hospital que amás y parece que a nadie le importa nada".


      Embed

Comentarios Facebook