viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
10 | 03 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La próxima AFA deberá elegir en cuántas porciones reparte la torta del FPT

Luciano Bottesi
0
Comentarios
Por Luciano Bottesi


El modelo actual parece haberse agotado con el disgusto de todos los clubes chicos y el apetito insaciable de quienes más reciben. El malestar del Ascenso es la primera señal del cambio que se avecina y el reparto es tironeado por planteos unitarios, federales, socialistas y empresariales.

La próxima AFA deberá elegir en cuántas porciones reparte la torta del FPT
Foto:

El disgusto de algunos clubes de Primera por el recorte sufrido en la cuota correspondiente por derechos de televisación y la postura radical del Ascenso que puede parar el resto del fútbol, son el preámbulo de un tema que marcará la agenda urgente de quien resulte presidente tras las elecciones de mediados de año. La distribución de ingresos por derechos de televisación hacia los clubes de Primera le otorga -hoy- a la AFA una impronta socialista, que se repite en cada una de las categorías donde la torta se reparte en porciones exactas entre cada club que la conforman. Lo que sí existe, es una brecha enorme entre el Ascenso y la elite.

En las ligas más importantes del mundo existe un abismo entre lo que perciben los habituales animadores de los torneos y aquellos que pelean por no quedar en las últimas colocaciones de la tabla. Si se compara el modelo español con el argentino, los del viejo continente se rigen por un modelo hiper empresarial y monopólico -al poderoso más y al inferior, poco-, mientras que en estas pampas el reparto es más equitativo.

Para graficarlo, en España se necesitan cinco veces lo que percibe de derechos de TV para completar lo que le toca a Barcelona o Real Madrid. En Argentina, la brecha entre Boca o River y -por ejemplo- Quilmes es menor: con dos partidas de los que cobra el Cervecero se conforma el de uno de los grandes y hasta le tiene que dar vuelto. Diferencias aparte, el reparto en la Argentina es más parejo y esa es también la herencia de Julio Grondona.

Ahora bien, ese resabio socialista en tiempos en que a Cuba llegan los Rolling Stones y de visita el presidente de Estados Unidos, incomoda a los dirigentes del fútbol argentino. A los grandes, porque quieren más, a los medianos porque se diferencian de los chicos y a los del Interior que se ofuscan por cómo la disputa entre unitarios y federales está vigente, y en Buenos Aires se queda gran parte de la torta.

La última asamblea extraordinaria celebrada a comienzos de marzo, dejó en evidencia que además de esas divisiones, las del Ascenso y Primera también son grietas que se agigantan cuando se habla de plata. La compulsa por el poder ya no involucra dos bloques claros como cuando terminó 2015: sobre el reparto del dinero y las posturas individuales de cada club se encuentran alianzas entre directivos que votaron distinto en diciembre, cuando Luis Segura y Marcelo Tinelli empataron con el irreal pero factible 38-38 sobre 75 votos posibles.

La asamblea aceptó el nuevo convenio con el Estado, pero a regañadientes. Le pusieron las rúbricas para recibir el dinero, por la urgencia económica que aqueja en todos los clubes y los iguala en ese único aspecto. Pero en junio, hay muchas posturas a atender para escribir la propuesta estratégica para negociar con el gobierno de Mauricio Macri.

El vicepresidente de Central, Luciano Cefaratti, es uno de quienes se opuso al convenio que finalmente se firmó. "Debe haber nuevas y profundas discusiones respecto a esa cuestión. Por ello, Rosario Central considera que debe recibir otro trato a partir del mes de junio próximo, en razón del caudal societario que posee y la concurrencia por partido de un número no inferior a 40.000 personas", reclamó y sin mencionarlo se midió con Boca y River que promedian los 45 - 50 mil personas cada vez que el partido es en casa.

Los próximos seis meses, los clubes de Primera tendrán tres escalas para cobrar por derechos de TV::
--Boca y River suman se llevarán 6.663.874 pesos cada uno
--Independiente, Racing, San Lorenzo y Vélez: $5.081.103
--El resto de 24 clubes que conforman la Primera División: 3.785.967 pesos.

Cada uno de los 22 clubes que conforman la B Nacional embolsarán mensualmente 780.000 pesos; los 20 de Primera B, $ 390.000; los 20 de la Primera C y los 35 del Federal A embolsarán $ 78.000 y la cuenta la cierran los 15 de la D, con 32.500. Esto, sin los descuentos que pusieron en pie de guerra al Ascenso.

      Embed




Comentarios Facebook