domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
29 | 05 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Miguel Almirón, la sonrisa del campeón que sueña con jugar en River

0
Comentarios


Llegó a Lanús a mediados del 2015, proveniente de Cerro Porteño. Se convirtió, en menos de seis meses, en uno de los mejores jugadores del campeonato. En la final se despachó con un gol. El Monumental, el estadio del partido decisivo, no lo intimidó: sueña con jugar en el Millonario.

Miguel Almirón, la sonrisa del campeón que sueña con jugar en River
Foto:

Digámoslo así: nadie sabía quién era Miguel Almirón cuando firmó contrato en Lanús. Por más que en Paraguay le decían el "Di María paraguayo" nadie creía que ese cuerpo flaco como un escarbadiente podría ser un futbolista de la más alta categoría, dueño de un desparpajo que hacía rato no se veía en las canchas argentinas. Ese chico de 22 años, en la final del campeonato contra San Lorenzo, brilló: con un zurdazo exquisito, derrotó a Sebastián Torrico y puso el 2-0 parcial para el Granate, que al final sería un 4-0 inolvidable. Un resultado de campeón.

Almirón apareció en 2013 en la primera división de Cerro Porteño. Desde entonces, se acomodó en el sector izquierdo de la cancha, una zona propicia para apostar por sus regates, su velocidad y su falta de vergüenza para encarar a los laterales más rudos. Los periodistas guaraníes tardaron pocos partidos en compararlo con el jugador rosarino. Y él, lejos de preocuparse, tomó la apuesta: armó una sociedad futbolística inolvidable con Óscar Romero, el enganche de Racing.

      Miguel Almirón

Almirón, cada vez que entra una cancha, sonríe. No se asusta. No importa qué cancha sea. Guillermo Barros Schelotto lo trajo a Lanús. Repitió la fórmula que dio éxito en Paraguay: pegado a la raya izquierda, como uno de los extremos de ataque. Sin embargo, no funcionó. La explosión de Almirón no aparecía. Fue otro Almirón —Jorge, el entrenador— el que lo reinventó. La invención fue posicional, no técnica: lo centró, le convirtió en un interior izquierdo

Desde entonces, todo cambió. Lanús encontró un jugador inolvidable. Y desde la zurda del paraguayo que jugará la Copa América bajo la dirección técnica de Ramón Díaz, construyó un equipo campeón. Un verdadero campeón.

      Embed

Meses atrás, después de brillar contra Boca, Almirón habló con la revista El Gráfico. Contó varias cosas: que Enzo Francescoli es su ídolo y que sueña con jugar en River. Que aspira, en algún momento de su carrera, ponerse la banda roja. Y que el Monumental, la cancha donde consiguió su primer título en el fútbol argentino, donde se consagró como el mejor jugador del campeonato, sea su casa: el escenario donde esa sonrisa irrumpa todos los domingos.

      Embed

 

Comentarios Facebook