martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
30 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

"Hay corrupción en la policía, por eso desapareció Lucas"

0
Comentarios


La familia de Lucas Muñoz, el oficial cuyo paradero se desconoce desde el 14 de este mes, inculpó a personal de la comisaría 42ª de Bariloche. "Vio cosas relacionadas con drogas", denunció su hermana.

Hay corrupción en la policía, por eso desapareció Lucas
Foto:

Mientras familiares y allegados de Lucas David Muñoz -el oficial ayudante de una comisaría de Bariloche cuyo paradero se desconoce desde el pasado 14 de julio- acusaron a los compañeros y jefes de la fuerza por su desaparición, en las últimas horas, la Justicia ordenó la detención de un efectivo de la Policía de Río Negro por su presunta vinculación con el hecho.

Los padres, la hermana y allegados a Muñoz protestaron ayer frente a la Unidad Regional III, la máxima autoridad policial de la ciudad y de la zona. "Queremos que se investigue y que todo salga a la luz. Hay mucha corrupción en la Policía, por eso desapareció Lucas y por eso no investigaron como debían", expresó Paula Muñoz, hermana del uniformado.

La joven señaló que su familia supo que Muñoz, de 29 años, "se quería ir de la comisaría 42ª por las cosas que veía, que estaban relacionadas con las drogas y la desaparición de Micaela Bravo", una madre de tres hijos, de 28 años, cuyo cadáver apareció en marzo a poca distancia de esa unidad policial, en un descampado que la Policía había rastrillado intensamente antes del hallazgo.

"Se quería ir a Viedma para estar con sus hijos, pero cuando empezó a ver cosas raras en el trabajo le pidió a sus jefes que por lo menos lo saquen de la 42ª y lo lleven a otra comisaría", agregó la hermana.

Ayer al mediodía, unas 20 personas, entre familiares y allegados a Muñoz, realizaron un escrache frente a la Unidad Regional III reclamando la "pronta aparición con vida" del efectivo y cárcel para los "policías corruptos".

LEA MÁS:

      Embed


Los manifestantes solicitaron a las autoridades que, en lugar de apartar a jefes y policías de sus cargos, "los investiguen y los metan en la cárcel como delincuentes que son", y los acusaron de "impedir el avance de la investigación". "Todavía no hay nombres, pero está claro que hay policías y jefes atrás de la desaparición de Lucas", afirmó su hermana. Luego de dos semanas sin novedades, el fiscal Guillermo Lista imputó el viernes pasado, por obstruir la investigación, a los comisarios Adolfo Poblete (segundo jefe de la Regional III); Jorge Elizondo (jefe de la 42ª) y David Paz (jefe de Seguridad Vial); el subcomisario José Jaramillo (subjefe de la 42ª), y a los oficiales Luis Daniel y Julián Maximiliano Morales (Seguridad Vial).

La jefatura policial puso en disponibilidad a los policías imputados, en tanto que, por pedido del fiscal Martín Govetto, avalado por el juez Bernardo Campana, detuvieron en Colonia Catriel -a 600 kilómetros al norte de Bariloche- al sargento Néstor Meyreles, sospechado de haber ocultado pruebas en la investigación de la desaparición.

La Justicia debió recurrir a fuerzas federales para romper la obstrucción policial, por lo que hubo allanamientos a cargo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y Gendarmería Nacional, organismo que trasladará mañana a Meyreles a Bariloche para su declaración indagatoria.

No llegó a la seccional

Lucas Muñoz fue visto por última vez el 14 de julio a las 13.20, cuando se bajó del colectivo y caminó a la comisaría donde trabajaba. En el trayecto se cruzó con otros dos agentes, que lo saludaron y luego lo vieron dialogando con un hombre a bordo de un Chevrolet Corsa gris.

Según se constató, en la comisaría 42ª "es evidente la adulteración del parte diario de novedades, a través del reemplazo de, por lo menos, siete folios originales, por otros pertenecientes a un cuaderno distinto", indicó el Ministerio Público.

      Embed


Comentarios Facebook