martes 27.09.2016 - Actualizado hace
Fútbol
06 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Ante Venezuela, salvamos un punto cuando se venía la noche

0
Comentarios


El equipo de Bauza falló en la estrategia y hasta en la ejecución, y por eso apenas pudo arañar una igualdad. Añor y Josef Martínez le dieron la ventaja al local, mientras que Pratto y Otamendi equilibraron el resultado.

Ante Venezuela, salvamos un punto cuando se venía la noche
Pratto festeja su gol, el 1-2 de Argentina ante Venezuela. Foto: AP
Foto:

Con un juego desprolijo y ordinario, sin disimular la ausencia, por lesión, de Lionel Messi, la Selección Argentina salvó la ropa y un punto, cuando se le venía la noche, pues perdía dos a cero por los tantos de Añor y Martínez, y llegó, con más actitud que juego, a la igualdad gracias a las conquistas de Lucas Pratto y Nicolás Otamendi, para quedar ahora en el segundo puesto de la eliminatoria, detrás de Uruguay.

Sin su as de espada en la cancha, Bauza se puso frente a la necesidad de construir un nuevo circuito futbolístico, tratando de asociar a Banegas con Lamela (arrancó por la derecha) y Di María (por la izquierda), para poder alimentar al Oso Pratto, que volvió a ser la deferencia de ataque. Sin embargó, del laboratorio a la práctica, hubo un largo trecho y la fórmula no aportó demasiada pimienta arriba. No obstante, las circunstancia eran favorables, porque de entrada, Argentina mostró fortaleza y autoridad para ser protagonista del juego, a partir de su actitud y especialmente por los movimientos de Biglia y Mascherano, quienes con oficio, se adueñaron de la zona central, para generar desde allí las réplicas del elenco albiceleste, aunque después no sostuvieron su nivel.

      Embed

Entonces, con más dinámica que profundidad, Argentina llevó el partido de rienda corta y Venezuela tuvo que conformarse con aspirar al contraataque, para que Rondón o Josef Martínez pudiera prevalecer en el mano a mano con los centrales, Otamendi y Funes Mori, que con el paso del tiempo y de los compromisos, van ganando confianza.

Con este panorama, no demoraron las acciones de peligro sobre el arco de Daniel Hernández. Porque primero, Banegas logró asociarse con Lamela y después sacudió un derechazo cruzado, para que el balón se fuera cerquita del palo derecho. Y más tarde, hubo dos desbordes consecutivos de Angel Di María, por la izquierda, y en ambos apostó por Pratto, quienes no pudo conectar ninguno de los envíos.

Para Venezuela, la ambición se concentró en alguna presión sobre los laterales, para salir rápido de contraataque, y la primera alarma recién se encendió después de los veinte minutos, cuando Rondón hizo la diagonal del medio hacia la derecha, y al pisar el área metió el tiro cruzado, sin potencia, que encontró bien ubicado a Romero. Y Argentina repitió sus recursos un rato después: centro de Rojo y cabezazo de Pratto que generó turbulencias en la seguridad del arquero local. Pero el equipo de Bauza no pasaba de las insinuaciones, y Venezuela rompió la siesta con un gol de otro partido, porque Juan Añor se jugó la personal, pasó entre tres rivales, y luego metió un zurdazo alto, al ángulo, que dejó sin reacción a Chiquito Romero, de pobre labor.

En el complemento, no hubo una rápida corrección del libreto, y se pagó caro. Porque Rondón entró guapeando entre los centrales, la mandó atrás para Martínez, quien hizo la pausa justa para dejar a Romero en el piso, y luego tocar corto, sin obstáculo, para el dos a cero. Sin muchas ideas en su juego, Argentina descontó inmediatamente con una acción individual de Pratto. que le dio vida al conjunto de Bauza, y a los "ponchazos", tras un tiro de esquina, llegó al empate gracias a un anticipo de Nicolás Otamendi. El balance final dejó un empate con sabor a poco.


El relato y las estadísticas del partido


      Embed

      Embed

      Embed

      Embed

      Embed



Comentarios Facebook