viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
02 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El pueblo colombiano rechazó el acuerdo de paz con la FARC

0
Comentarios


En una reñida votación, el "no" se impuso con una diferencia mínima: alcanzó el 50,24% de los participantes, que apenas alcanzaron el 37,28% del padrón. Así, el tratado queda sin efecto.

El pueblo colombiano rechazó el acuerdo de paz con la FARC
Foto:

Contra todos los pronósticos de las consultoras, Colombia se inclinó por el "No" al pacto de paz que buscaba poner fin a 52 años de guerra con la guerrilla FARC y que había sido anunciado por el presidente Juan Manuel Santos en un encuentro al que acudieron presidentes de todas las latitudes, entre ellos Mauricio Macri.

Con 99,25% de las mesas escrutadas al cierre de esta edición, la opción del "No" (50,24%) se imponía a la del "Sí" (49,75%), poco más de una hora después de que cerraran las urnas para esta histórica votación, en la que se registró una participación del 37,28%.

Alrededor de 35 millones de colombianos fueron convocados a pronunciarse sobre el pacto firmado el 26 de septiembre entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Santos.

Uno de los convencidos por el "No" fue José Gómez, un pensionado de 70 años: "Es absurdo premiar a unos criminales narcoasesinos que han hecho al país un desastre".

Los colombianos dicen estar hartos de la guerra, pero muchos rechazan hacer concesiones a las FARC, que marcaron la historia reciente con masacres, secuestros, extorsiones y desapariciones forzadas.

Lo negociado desde 2012 en La Habana fue rechazado porque aunque 6.346.055 personas votaron por el "Sí", superando el umbral de 4,5 millones de votos requeridos para avalar el acuerdo, fueron más las adhesiones por el "No" (6.408.350)

El gobierno afirmó no tener un plan B si triunfaba el voto negativo a la pregunta "¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?".

Los últimos sondeos daban ganador al "Sí", con un 20% de adhesiones frente al "No", firmemente apoyado por el ex presidente Alvaro Uribe (2002-2010).

"La paz es ilusionante, los textos de La Habana decepcionantes", había señalado más temprano el ex mandatario y actual senador, para quien el acuerdo otorga impunidad a los rebeldes y encamina al país hacia el "castrochavismo" de Cuba y Venezuela.

Con respecto a este sorpresivo resultado, Jorge Restrepo, director del centro de análisis Cerac, analizó que "ganó el odio a las FARC" y consideró que esto significa haber quedado "sumidos en una profunda crisis política y con unas consecuencias económicas muy negativas".

Ahora son las FARC las que "decidirán si siguen con el desarme, la reintegración y el cese al fuego bilateral", sentenció, en alusión al proceso iniciado con supervisión de las Naciones Unidas en cumplimiento de lo estipulado en el marco del acuerdo ya sellado.

El pacto con las FARC, de 297 páginas, buscaba terminar el principal y más antiguo conflicto armado de América, un complejo entramado de violencia entre guerrillas, paramilitares y agentes estatales, con saldo de 260 mil muertos y 6,9 millones de desplazados.

"Hay quienes arriesgan todo por continuar la guerra. Y esto hiere el alma", advirtió el papa Francisco al saludar el acuerdo con las FARC, apoyado por famosos desde Shakira, Juanes y Carlos Vives, hasta Carlos "El Pibe" Valderrama y el actor colomboestadounidense John Leguízamo.

Incluso, el Sumo Pontífice había resaltado que sólo iría a ese país si se alcanzaba el acuerdo, por lo que se descarta su presencia en su próxima gira por Sudamérica.

En la sede de la campaña por "Sí", en el emblemático hotel Tequendama en el centro de Bogotá, se vivía un clima de luto.

"Nadie estaba preparado para esto, no había plan B. Ahora no sabemos qué puede pasar, pero está claro que las condiciones que se les dio a las FARC para el acuerdo han pesado mucho y la falta de movilización del electorado colombiano también", afirmó el ingeniero Jorge Cifuentes, de 55 años.

El acuerdo preveía que las FARC ingresarán a la política legal. Sus 5.765 combatientes, según cifras de la guerrilla, deberían concentrarse en 27 sitios para su desarme y posterior reinserción a la vida civil, un proceso de seis meses que será supervisado por las Naciones Unidas.

"La guerrilla comenzó la destrucción de armamento artesanal, ha ofrecido un inventario de bienes para reparar, ha pedido perdón. Sería lastimoso que eso se frustrara", señaló al votar Humberto de la Calle, jefe negociador del gobierno con las FARC, enumerando los gestos de los rebeldes como muestra de su compromiso con lo acordado.

Santos, tras el resultado: "No me rendiré"

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó que "el cese al fuego sigue y seguirá vigente", pese a que la mayoría de sus compatriotas rechazaron en plebiscito vinculante el acuerdo con las FARC, al tiempo que anunció que hoy convocará a "todas las fuerzas políticas" para "determinar el camino a seguir" tras el resultado de la consulta.

"No me rendiré; seguiré buscando la paz hasta el último minuto de nuestro mandato", aseguró el jefe del Estado y agregó que "la mayoría, aunque sea por un estrechísimo margen, ha dicho que no y soy el primero en reconocer el resultado".

Por su parte, el máximo líder de las FARC, Timoleón "Timochenko" Jiménez, expresó desde La Habana que esa organización mantiene "su voluntad de paz" 'y su disposición de usar "solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro".

"Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia lamentan profundamente que el poder destructivo de los que siembran odio y rencor haya influido en la opinión de la población colombiana", dijo Timochenko, aunque aclaró que las FARC tienen previsto mantener una reunión para "analizar con calma todos los detalles" del resultado de la consulta popular.

 
      Embed





Comentarios Facebook