viernes 20.01.2017 - Actualizado hace
Espectáculos
07 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Pampita les pone el pecho a las críticas con trabajo y sonrisas

Karim González
0
Comentarios
Por Karim González


Por sus vaivenes amorosos o por sus devoluciones a los participantes en la pista y las polémicas que le buscaron, este año hubo cadena nacional de seguimiento a la modelo y jurado. Ya le propusieron volver en 2017.

Pampita les pone el pecho a las críticas con trabajo y sonrisas
Foto:

Con un carisma arrollador y esa amplia sonrisa que la caracteriza, Carolina Pampita Ardohain, analiza su convulsionado año como integrante, por vez primera, del colorido jurado de Bailando por un Sueño y como yapa, abierta al amor en los brazos del tenista Juan Pico Mónaco.

Dispuesta al diálogo franco, con simpleza y ganas a exteriorizar su verdad, la modelo y conductora que hoy tiene la misión de evaluar los diferentes ritmos de baile que asoman por el certamen de Marcelo Tinelli, responde a todos sus frentes mostrándose, ante todo, visceral, aunque políticamente correcta.

"Todo este año fue una experiencia nueva, de aprendizaje, de volver a conectarme con la gente porque el programa la verdad es que lo mira todo el mundo. Va 4 noches por semana así que se crea un lazo super fuerte con la gente que nos sigue", señala Pampita bien consciente de la masividad que le otorgó su paso por el programa de Ideas del Sur. "Me lo demuestran todo el tiempo por la calle: en cualquier lugar que me encuentran me hablan del Bailando, me hablan de los participantes, me abrazan, me besan. Es constante la devolución del cariño de la gente. Todo eso lo recuperé este año al estar en una pantalla y en un programa tan tan fuerte", señala esta multifacética muchacha que nunca se conformó sólo con una esplendorosa carrera de modelo.

"Tengo mis clientes de toda la vida, campañas gráficas eventos, y eso está, pero la tele siempre es un desafío que a mí me apasiona y me divierte y me entusiasma desde otro lado. El modelaje ya es algo que está en mi vida, pero es temporario. La tele para mí es un aprendizaje. No descarto nunca trabajar porque es necesario también como ejemplo para mis hijos; que me vean haciendo algo, realizándome como mujer profesional aparte de madre", comenta con sabiduría dentro del marco del aniversario de Lúvion y su colágeno bebible Blow. Pese al juego mediático que genera el reality show, del que a veces parece haber aprendido a desarrollar a la perfección, nunca dudó en aceptar la propuesta que la acercaría definitivamente al cariño del gran público. "A mí ver bailar me encanta, me parece alucinante. Ir y ver estas coreografías increíbles, bailarines espectaculares, es ver un gran show. Me parece que la producción te da todo para que te luzcas. Así que me encantó, acepté feliz", sonríe.

LEA MÁS:

      Embed
Pampita se plantó: se cansó de que la “bardeen”

Dolida por los constantes embates de otros miembros del envío y a los que Tinelli les dio tiempo de sobra, la jurado se le plantó al Cabezón como nadie lo había hecho. “Estoy cansada de que me bardeen. Vos sos hombre y tenés que defender a una mujer a la que atacan todo el tiempo”,



"Fue un desafío porque nunca lo había hecho en Argentina. Sí lo había hecho en Chile, pero el formato era totalmente distinto así que me fui acomodando con los meses. En Chile los temas personales no existen. Solamente se evalúa el baile. Sí son famosos y muy conocidos y muy queridos, pero no se habla de nada personal en todo el certamen. Tal vez sí en otros programas, pero no ahí en el vivo, nunca", separa Caro destacando ahora su buena relación con los demás integrantes del jurado, pese al mal recibimiento que experimentó en los primeros tiempos y a su episodio enojoso con Polino.

 "Me llevo bien con los jurados. Lo malo fue creo que la primera semana. Después ya pasó. Son gente grande, todos nos respetamos nuestras funciones, nuestras carreras, así que tratamos de estar en un lindo ambiente. Porque ir 4 veces a la semana 3 horas tiene que ser algo disfrutable", asegura sobre Soledad Silveyra, Moria Casán, Ángel De Brito y Marcelo Polino.

La chica que supo reinventarse, trascender las pasarelas y su escabrosa separación de Benjamín Vicuña para, con su incursión en Show Match, convertirse en la más requerida y aclamada sólo diluye esa sonrisa cuando se enoja y muestra que es de armas tomar. Así ocurrió cuando, montada en cólera, se le atrevió a parársele de pecho y recriminarle al mismísimo Tinelli porque la enfocaban insistentemente. "Que te pase algo un día después de 8 meses es algo que puede pasar. Ya está. No me molesta la cámara sobre mí, es un reality. No puedo decir eso. Son momentos particulares. No fue más allá de eso, nos dan libertad a todos para que nos expresemos. Yo nunca ando hablando por atrás jamás. Yo las cosas las digo en el momento, en la cara y para mí ya está, tema cerrado y a otra cosa", explica lo sucedido la noche en que le puso un cinco al aquadance de Nicole Neumann y discutió con la coach Mariela Chipi Anchipi, por lo que terminó llorando.

 "Nunca me dijo algo Marcelo.
Es más, me invitaron para hacerlo de vuelta el año que viene y seguir en el jurado. Me voy a ir de vacaciones y lo voy a meditar", revela, sin dudas, una de las mujeres del año. Decidida a eludir enfrentamientos, ni con su archienemiga Nicole ni con ningún concursante, la dueña de una belleza fina e irresistible, atenúa las cosas. "Yo no tengo pelea con ningún participante. Yo no sigo, no quiero eso para mi vida. No hablo de otras personas en otras notas tampoco. La verdad es que si les interesa algo de mí se los digo, pero si quieren preguntarme algo de otra persona yo no me engancho, no contesto agresiones de otros tampoco. En ese sentido todo el año me mantuve igual y traté de respetarme a mí misma en cómo quería vivir esta experiencia y este trabajo", intenta dejar en claro. "Para mí es un trabajo. Yo tengo mi vida personal en otro lado. Yo solo evalúo los bailes. No hablo de cosas personales de ningún participante", concluye Carolina.

LEA MÁS:


      Embed
Aquadance: en una noche con bajos puntajes, sólo brilló Pampita

La jurado se lució con una sensacional apertura del aquadance basada en el tema November Rain, de Guns N' Roses.




Transitando el camino al amor

Decidida a no esconder más su sentir ni andar con rodeos, a Carolina se le ilumina el rostro cuando se le pregunta sobre su incipiente amor con Juan Pico Mónaco. "Fue una sorpresa de la vida. Estamos bien, estamos tranquilos y disfrutando de hacer cosas normales, simples, sin ninguna presión, sin ningún apuro, sin quemar etapas. Veremos qué pasa", describe Pampita el romance y enseguida se muestra cauta. "No tengo idea qué va a pasar cuando él viaje mucho. No sabemos. No me puedo adelantar", duda. "Por ahora nos animamos a salir a la calle porque queríamos ver cómo éramos. Para conocernos necesitábamos transitar cosas normales como cualquiera, pero veremos qué pasa. Estamos bien, estamos contentos".

-¿Se puede decir que estás enamorada?

-Sí, estoy muy bien.

"Hice el aquadance como favor, sin cobrar"

Hace pocas semanas, Pampita Ardohain, fue la encargada de abrir una nueva gala de aquadance en el Bailando por un Sueño. Acompañada de tres bailarines, realizó una coreografía al ritmo de November Rain de Guns N' Roses dedicada a su hijo Bautista. Las críticas que se sucedieron luego y su intercambio de palabras con la coach Mariela Anchipi, la incomodaron y no encuentra justificación.

"La apertura la hice con cariño. Yo no soy participante, no estoy en competencia. Me lo pidió la producción porque querían un día más tener algo lindo para mostrar. Encima lo hicimos en 3 días porque las piletas estaban todas ocupadas", se queja.

"Todos los que participaron: hubo 4 coach, 2 son de Ideas del Sur, bailarines invitados, lo hicimos con el corazón. La verdad es que todos lo hicimos con todo el amor del mundo. No sé. Si hubiera estado en competencia tal vez hubiera hecho otras cosas, pero no estoy en competencia. Estoy haciendo un favor a la producción. A mí no me pagan extra por hacer una apertura ni mucho menos. Me piden un favor y bueno 3 días fui a ensayar. 2 días a las 7 de la mañana y un día fui de una a cuatro de la mañana porque había esos horarios. Bueno, di lo mejor que pude en esos 3 días. Fue un regalo. Un regalo para el programa, un regalo para mi gente que tenía ganas de verlo o no. Pero fue un regalo de corazón, entonces me parece que no tenía nada que ver en una discusión de un puntaje por una coreografía", se defiende la morocha más deseada. También se te dijo que vos apartaste a Nicole en la apertura inicial del programa. ¿Ese poder tenés? -Yo soy una empleada como cualquiera, no me consultan nada. No tomo decisiones de ningún tipo más que qué me pongo para ir a trabajar. Y tampoco es que mi puntaje puede afectar a nadie para ir a una sentencia porque somos 5 jurados. Yo puedo poner un cero que si los otros jurados pusieron un 10 ya está. Así que no me siento responsable nunca de nada porque votamos entre 5. Tienen que conquistar a 5 personas.i

Ecuánime

Pese a sus largos años de estudio y su holgado conocimiento Pampita, quién también ganó en 2008 Bailando por un sueño, se esmera en precisar que no se siente una bailarina profesional.

"Yo no soy bailarina. Sí estudié baile toda mi vida y sigo siempre reforzando con clases de baile, pero no soy una bailarina profesional. Sí tengo conocimiento porque estudié 14 años. Nunca me dediqué a eso en lo profesional. No fue mi profesión", aclara con simpatía.

A la hora de evaluar "A mí me gusta mucho que sea un show completo. Toda la puesta que hace el coreógrafo, los bailarines. A veces no son tan excelentes, pero logran hacer un show limpio, redondito, prolijo, o la idea es muy buena y te emociona. Entonces nunca sabes de qué lado te van a conquistar. Te dejas llevar y ahí está la gracia de cada equipo de ir conquistando y que logren un buen puntaje".

Dice que no tiene ninguna pareja favorita para que llegue a la Gran Final porque "Para mí son todos iguales. No me gustaría tener predilección por nadie. En unos ritmos se destacan unos, en otros ritmos se destacan otros. Nunca sé en qué ritmo me va a gustar quién. Y lo mejor que en las últimas instancias los que deciden son la gente. En las dos semifinales y en la final, esas últimas 3 veces, es el voto telefónico el que manda y ahí hay que ver quién se ganó el corazón del público. Trato de ser lo más objetiva posible y no mezclo situaciones personales. Veo el baile y me fijo específicamente en eso".


      Embed

Comentarios Facebook