miércoles 18.01.2017 - Actualizado hace
Política
01 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

2017, un año en el que Cambiemos y el massismo ponen mucho en juego

0
Comentarios


De cara a la renovación parlamentaria que comienza a palpitarse para este año, hay que tener en cuenta que tanto el oficialismo como el massismo son los que más bancas expondrán

2017, un año en el que Cambiemos y el massismo ponen mucho en juego
Foto:

La coalición gobernante Cambiemos y el massismo pondrán en juego en la Cámara de Diputados casi la mitad de las 127 bancas que se elegirán en los comicios de octubre, ya que deben renovar los diputados que obtuvieron en 2013 cuando derrotaron al kirchnerismo en la provincia y los principales distritos del país.

El oficialismo arriesgará 41 de sus 87 bancas, el kirchnerismo y aliados 32 de sus 72 lugares, el Frente Renovador tiene 37 diputados y terminan su mandato 20, mientras que los cuatro socialistas concluyen su gestión y lo mismo sucede con tres de los integrantes de la izquierda.

Dos dirigentes que tienen una fuerte influencia en el 2017 terminan su mandato. Se trata del candidato a presidente Sergio Massa y la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quienes aún no definieron si volverán a postularse a algún cargo legislativo. También finalizará su gestión la actual aliada del massismo, la dirigente de la GEN, Margarita Stolbizer, los presidentes de los bloques del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, y del bloque Justicialista, el sindicalista de SMATA Oscar Romero.

La alianza Cambiemos armada en Diputados entre el PRO, la UCR y la Coalición Cívica debe arriesgar 41 de las 87 bancas, pero son los radicales los que deben hacer los mayores esfuerzos porque deben renovar 20 de los 36 representantes que hoy tienen en este ámbito legislativo.

LEA MÁS:

      Embed
2016, el año que marcó el cambio de rumbo en la región

Con el triunfo de Macri y la destitución de Dilma en Brasil, las dos principales potencias de la región se volcaron al neoliberalismo. La expectativa que genera la próxima asunción de Donald Trump.


En cambio, el PRO sólo pone en juego 14 de sus 42 bancas ya que la mayoría de sus legisladores fueron electos en el 2015, cuando se quedó con todos los cargos en la Ciudad de Buenos Aires donde no compartió lista con la UCR y en la provincia de Buenos Aires se quedó con la mayoría de los primeros lugares de la lista.

La Coalición Cívica, que conduce Elisa Carrió, pone en juego tres de las cinco bancas, mientras que el Frente Cívico de Catamarca arriesga sus dos bancas y lo mismo sucede con los monobloques del Partido Demócrata Progresista y la agrupación del misionero Alex Ziegler.

Los principales dirigentes de la Cambiemos que concluyen su mandato son, además de Carrió, el presidente de la estratégica Comisión de Presupuesto, el Luciano Laspina, los radicales Ricardo Alfonsín y el ex intendente de Pergamino Héctor "Cachi" Gutiérrez, el porteño Fernando Sánchez (Coalición Cívica).

El interbloque del Frente Federal por una Nueva Argentina que conforman el massismo, el delasotismo, el Movimiento Popular Neuquino y los chubutenses- que responden a Das Neves- tiene 37 diputados y pone en juego unas 20 bancas ya que derrotó en provincia de Buenos Aires al kichnerismo, y terminó con las aspiraciones de los K de mantenerse en el poder. El Frente Renovador tiene 23 bancas y pondrá en juego 10 escaños en su totalidad de la provincia de Buenos Aires, mientras que el delasotismo arriesga 4 de 6 lugares, y concluyen los dos legisladores que responden al gobernador de Chubut, una entrerriana, y el porteño Julio Raffo.

LEA MÁS:

      Embed
El despido de Alfonso Prat-Gay, un tributo al curioso credo macrista

Inesperado por las circunstancias, mas no por los rumores constantes, el sonoro recambio ministerial y la advertencia sobre posibles nuevas modificaciones sacó a ministros y secretarios de una zona de confort.


Además de Sergio Massa concluyen su mandato el sindicalista y miembro del triunvirato de la CGT, el ex presidente de la UIA José de Mendiguren, el ex gobernador bonaerense Felipe Solá, y la delasotista Claudia Rucci.

Por su parte, el kirchnerismo pone en juego 32 de sus 72 bancas (70 propias y dos aliados) ya que este año perdió más de una veintena de legisladores con las deserciones que tuvo por el enfrentamiento entre la posición asumida por algunos gobernadores y la agrupación La Cámpora. Este año terminarán sus mandatos, además de Recalde, los ultrakirchneristas Diana Conti, Carlos Kunkel, Carlos "Cuto" Moreno, Juliana Di Tullio, el dirigente de la Cámpora Juan Cabandié, y Carlos Heller, un aliado histórico kirchnerista.

El bloque Justicialista, que lidera Diego Bossio, debe renovar al menos 8 lugares si quiere conservar su bancada de 17 integrantes, mientras que el Movimiento Evita pondrá en juego 2 de los seis escaños.

Más compleja es la situación del bloque Progresistas que tiene 8 diputados y concluyen siete su mandato ya que terminan los cuatro socialistas, Margarita Stolbizer y dos de Libres del Sur. Además concluyen su mandato los tres ex massistas diputados de Juntos por la Argentina, que conduce Darío Giustozzi.

      Embed

Comentarios Facebook