martes 17.01.2017 - Actualizado hace
General
04 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

El centro del país, un infierno: más de 600 mil hectáreas arrasadas

0
Comentarios


Los focos se extendieron por los fuertes vientos y la falta de precipitaciones en la zona. Los productores calificaron la situación como “desesperante”. Aún no se pueden determinar las pérdidas económicas. Brigadistas y bomberos fueron enviados para detener el fuego

El centro del país, un infierno: más de 600 mil hectáreas arrasadas
Una imagen de la NASA muestra la situación en La Pampa
Foto:

La fotografía tomada por el satélite Landsat 8 es apenas ilustración del infierno que viven La Pampa, Río Negro y el sur de Buenos Aires. "Una columna de humo al sur del Río Colorado", describen desde la NASA. La imagen es del 1 de enero y queda vieja: debido a los fuertes vientos y a la escasez de lluvias, el fuego superó las 600 mil hectáreas y, según los productores de la región, la situación se tornó "desesperante".

El gobierno nacional envió a La Pampa un equipo de brigadistas del Servicio de Manejo del Fuego (SMF) con el propósito de reforzar el combate contra el incendio forestal que se intensificó especialmente en la localidad de La Adela, en donde las rutas cercanas, la 35 y 154, quedaron inhabilitadas durante varias horas.

      Embed

"El viento fuerte que hubo ayer y el de hoy, que es más fuerte, nos complica para poder trabajar. Acá, que necesitábamos, no llovió nada", indicó Luis Clara, encargado de Defensa Civil en diálogo con El Diario de La Pampa.

Son seis los focos que continúan activos en el oeste de La Pampa, donde las llamas quemaron en los últimos días más de 300.000 hectáreas y causaron una gran mortandad de animales y destrucción de máquinas agrícolas, lo que significa también millonarias pérdidas económicas.

Colonia La Pastoril y La Adela son las localidades más afectadas, donde entre el sábado y domingo se iniciaron "más de 30 incendios", según confirmó el subdirector de Defensa Civil, Damián Bollak.

      Embed

En esa zona, además del personal de bomberos, trabaja también un avión hidrante y un helicóptero observador

"Desesperante". La descripción del director del Distrito 11 de Federación Agraria Argentina, Alcides Haure, coincide con los ruralistas del Sur de la provincia de Buenos Aires.

"Estamos muy complicados y el panorama es desolador", sostuvo y explicó que las llamas provocaron una destrucción total del terreno en todo el área,  y con mayor énfasis en los partidos de  Patagones, Villarino, Puán y Bahía Blanca.

Haure exigió a las autoridades "una urgente política de control de incendios" al tiempo que denunció que "hay un solo un avión hidrante en Tornquist que tiene un alcance de 40 kilómetros".

"La mala política hacia el campo y las sequía, desplazaron a productores del sistema, los campos están abandonados y los alambrados empastados. Cuando la gente llega al lugar ya no hay tiempo de sacar la hacienda", añadió.

Por su lado,  el subsecretario de Seguridad de Villarino, Martín Pacheco, sostuvo en diálogo con La Nueva Provincia: "Los bomberos están agotados, pero le siguen poniendo el corazón para combatir el fuego".


      Embed
Gentileza La Nueva Provincia

En el departamento rionegrino de Adolfo Alsina fueron consumidas por las llamas 14 mil hectáreas, según confirmó la Estación Experimental Agropecuaria Valle Inferior del Río Negro (EEA) perteneciente al INTA, y detalló además que el fuego destruyó 179 mil hectáreas en Conesa, 273 mil en Pichi Mahuida y en Patagones 77 mil.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, anunció el martes que será declarada la emergencia agropecuaria en la provincia como consecuencia de los incendios que ya afectaron unas 543 mil hectáreas en los últimos quince días.


      Embed


Comentarios Facebook