Actores y productores debaten la situación frente a la multiplataforma y el avance de las latas extranjeras. El rol del estado, los costos y la posible apertura de nuevos mercados.

Ahora hay mucho menos ficción nacional, antes había más. El Estado debe colaborar para que la situación cambie y se genere trabajo para los actores”. La frase la dijo Guillermo Francella hace pocos días en diálogo con Luis Novaresio por A24. No sorprendió, pero sí reinstaló un tema que preocupa -y mucho- a la comunidad artística nacional. El actor se refirió a la difícil situación laboral que atraviesa el sector. Dijo que “no se fomentan los unitarios” y criticó: “Hoy vemos novelas turcas, egipcias, venezolanas, brasileñas y rusas. El enlatado es más económico. Tiene que haber una finalización de esto y debe haber un impulso de ficción”.

A partir de este análisis contundente, desde las productoras nacionales, los sindicatos que nuclean a trabajadores de los gremios afectados y los propios protagonistas alzaron sus voces, a la vez que explicaron o intentaron analizar el contexto en que esta crisis se produce.

LEA MÁS:

Más baratas

El productor Diego Estevanez señaló que la notoria disminución de cantidad de ficciones nacionales en nuestra TV “se debe al aspecto económico, porque las novelas turcas o brasileñas son mucho más baratas porque son enlatados. Comparando precio y rating es lo más conveniente para los canales”.

“Por otra parte -añadió-, en los últimos años lamentablemente la ficción nacional no ha descollado con grandes éxitos en términos de rating. Es por eso que considero que los canales predominan las novelas extranjeras”.

El productor aclaró que, de todas maneras, “siempre hay solución. Debemos seguir trabajando en conjunto entre las productoras independientes y los canales, para que la industria no muera”.

LEA MÁS:

Las dos partes

A continuación detalló: “Los costos fijos son cada vez más altos, deberíamos trabajar muy seriamente también con los sindicatos y llegar a un acuerdo sano para poder producir en el país y ser competitivos también a nivel internacional y de esa manera generar más trabajo en nuestro país”.

Luego dio una visión más abarcativa de la situación que enfrente hoy la televisión. “Hoy la TV está en una etapa de transición, diría también en un cambio cultural y multiplataforma”. En ese sentido dijo que “los que hacemos televisión, debemos subirnos sí o sí a este cambio y desde ahí seguir generando contenidos para Argentina y el mundo”. Finalmente, el productor expresó: “Estoy convencido que tenemos una gran materia prima en todas las áreas. Desde nuestra productora, LCA Producciones, estamos atentos a esta transformación”.

LEA MÁS:

Estímulos, como en Brasil

Por su parte, Alejandra Darín, actriz y presidenta de la Asociación Argentina de Actores, asegura que “hay preocupación por lo que viene sucediendo en los últimos años. Cualquiera que prenda la tele puede ver que estamos inundados por productos de otros lugares. No me parece mal que haya producciones de otros países, pero sí el porcentaje que hay. Esto revela que hay una baja en el trabajo alarmante, es esta la lectura que hacemos, que vienen sucediendo”.

Diego Guebel, presidente de CAPIT (Cámara Argentina de Productoras Independientes de Televisión), analizó: “Desde CAPIT, coincidimos con Francella en cuanto a que es muy importante la producción de ficción nacional de alta calidad. Es verdad que hoy en día casi no se produce este tipo de ficción, hablo de unitaria, no de novela, en la TV abierta. Y también entendemos que hay maneras de estimular este tipo de producción con políticas de fomento, así como se hace en Brasil con bastante éxito. El Gobierno debería tomar nota. Creemos firmemente en la defensa de las industrias culturales, igual que sucede en la Unión Europea, en Canadá o en Australia.

Nuevo modelo

Entre latas y latas extranjeras, Telefé y Underground prepararon con bastante despliegue el desembarco de “100 días para enamorarse”, la nueva comedia romántica protagonizada por Carla Peterson, Nancy Dupláa, Luciano Castro y Juan Minujín, junto a Pablo Rago y Juan Gil Navarro. “La ficción argentina continúa siendo atrapante, tiene buenos recursos humanos y técnicos. Lo que sucede es que nos encontramos ante un período de transformación y cambios hacia una nueva manera de consumir contenidos. La ficción sigue siendo importante, lo que se está modificando es que la televisión abierta dejó de ser la que tiene las mayores ofertas. La TV abierta ahora tiene programas de bajo costo y otros sobre grandes eventos, capaces de ser comentados en las redes sociales. Nos estamos acomodando a este nuevo modelo”, sostiene Pablo Culell, de Underground.

Por último, recordemos que hace menos de un año Argentores, la Sociedad General de Autores de la Argentina se pronunció por el levantamiento de la telenovela “Fanny, la fan”, de la grilla horaria de Telefé.

Parte del comunicado difundido hace algunos meses decía que “cuando el cincuenta por ciento de la ficción argentina en 2017 en televisión abierta es eliminada del aire de un plumazo, a todos los que integramos la comunidad audiovisual el filo de un puñal helado nos recorre la espalda... No pretendemos limosnas ni dádivas, queremos trabajar y poder exhibir nuestros programas, mostrar lo que somos y hacer conocer a nuestra Patria en el mundo tal y como es”.

Roberto Carnaghi

Carnaghi:"Hace falta un cambio muy grande"

Esto no se da porque lo dice Guillermo Francella ahora. Esto está pasando desde hace muchos años. Cada vez hay menos ficciones nuestras y es porque la audiencia bajó mucho en la televisión. Dicen que en una época se hacían malos teleteatros. ¿Y? ¿Qué hay ahora en lugar de los ‘malos’ teleteatros? Por lo menos los teleteatros generaban trabajo. Y no solamente para los actores, también para los técnicos, los iluminadores... Ahora no. Hay programas que sólo se dedican a discutir y a hablar si fulanito se casó con menganito.

Pero ahora cada vez hay menos ficción y encima de la que hay, la mayoría se trae de afuera. Esto a mí me pone muy mal. Ya lo expresó la Asociación Argentina de Actores, el sindicato. Nuestro gremio está en la lona en cuanto a la parte de la obra social porque no hay laburo. Hace algunos años daba superávit y ahora hay deudas. Suben los medicamentos y la obra social no puede cubrirlo todo porque no hay laburo. Pero esto no es de ahora, hace unos diez años que comenzó menguar el trabajo. Lo que le quiero decir a la gente es que no es sólo un problema para los actores, también es para los técnicos que no aparecen en la pantalla.

En una novela actúan algunos pocos o muchos actores, pero detrás de ellos hay al menos 50 personas. En una película, lo mismo. En un programa que yo hice contamos 30 actores y laburaban 200 personas, ¡200 familias! Hay que pedir por el laburo de todos, no solamente el de los actores. La ficción significa trabajo. No se hacen porque por lo números no dan. No es que los canales se comploten para jodernos. Primero porque bajó la audiencia. Antes un programa tenía cerca de 28 puntos de rating, como hacíamos con Graduados, podía bajar a 22 y 18 ya era muy pobre. Hoy, con 11 o 12 puntos festejan. Bajó mucho de un saque. Los canales optaron por sacar los teleteatros porque no hay público. De eso hay que hablar. Ahora se prenden a ver si Fulanito se casó, si se separó, si tuvo un hijo, si le pegó o no le pegó... El público compra eso. El otro día estaba en el gimnasio con el televisor prendido. De pronto había algo interesante para las mujeres y nadie lo miraba, cuando pusieron el chismerío, todos lo miraban y comentaban. La gente, por ejemplo, ahora tampoco lee. En los consultorios nadie agarra las revistas.

Están con el celular o en internet. También el público toma lo que le dan. ¿Pero que Francella opine ahora que no hay ficción? Hace rato que no hay ficción, ¡Francella! No descubrió la pólvora. El programa de él (Casados con hijos) lo siguen pasando y repitiendo desde hace como diez años. La cuestión es muy compleja. Incluso cuando estoy en los canales, por ejemplo en los sectores de maquillaje, adonde generalmente hay televisores, nunca están viendo programas de acá.

Ponen HBO u otros canales... Los canales hacen muchos pilotos, pero a veces se venden afuera. Hace falta un cambio muy grande. El país cambió. Si no nos damos cuenta es porque no lo queremos ver. Esto es un negocio y si no funciona, no se hace. Un programa turco al canal le sale dos mangos con cincuenta. Está doblado en Chile por dos pesos y se lo compran a los chilenos por dos con cincuenta. Hoy hacer un programa de televisión, uno solo, son cien mil dólares. Esto me pone muy mal, solo me pone bien que esto le interese a un diario como éste.

Osvaldo Cacho Santoro.jpg

Santoro: “Hace falta ya una ley audiovisual y que se cumpla”

Nos solicitaron que SAGAI intervenga en una multisectorial con 17 entidades para realizar un pedido formal a las autoridades nacionales. Mi visión es que el público necesita ficción. Ponen novelas en la tele y la gente se prende. Las novelas turcas hablan de su país y a partir de la difusión de las mismas, en Turquía aumentó mucho el turismo en los últimos años. Hoy para un productor o para un medio, hacer ficción demanda una inversión importante, mientras que comprar latas (productos ya elaborados) vale poco. Si no tenemos la ayuda del Estado no se puede. Argentina debería apostar a la ficción como lo hacen otros países del mundo.

Desde SAGAI estamos en contacto con todo el mundo y así lo vemos. Buscamos hacer acuerdos internacionales a partir de estas conexiones. A través de la ficción puede aparecer una difusión del país que las autoridades hoy no advierten. Hay muchas productoras como Pol-ka y Underground que hacen mucho sacrificio. El pedido que hacemos es urgente. Hace falta una Ley Audiovisual y que se cumpla. Córdoba tiene su Ley de Cine y produce un gran intercambio de Brasil, con productos de muchísima calidad hechos en la provincia.

Lo importante es que el Estado intervenga ya, cuanto antes. Tuve un acercamiento con Hernán Lombardi (Titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos), pero no de manera formal. Desde su ideología, el gobierno plantea abaratar costos, pero le decimos que no se pierda esta gran oportunidad de crear una ley o un instituto de la televisión argentina, como ya lo hay del cine. Tenemos a los grandísimos actores, autores, directores, artistas de todo tipo, técnicos... Está faltando trabajo.

Goity: “en el pais hay 50 actores para dos autores. no sirve”

Gabriel Goity sin pelos en la lengua culpó a la fuga de espectadores de nuestras ficciones por los pobres libros: “Me parece que con contratar a los mejores autores y no a cualquiera se sale. En cualquier producción seria son sesenta autores, mínimo. En Argentina contratamos cincuenta actores para dos autores. Y es imposible que dos autores abastezcan a sesenta actores. Ya no existe más un protagonista, son ocho, veinte protagonistas. Y es imposible que una tira sea un suceso a partir de que haya veinte protagonistas, donde los autores tengan que escribirle a cada actor su momento de lucimiento. Sería bueno reflexionar un poco. Reducir elencos, y hacer muchos programas de pocos actores con muchos autores muy buenos, que los hay”, dijo en Intrusos (América).

Maria valenzuela puede repetir su frase historica

Durante la ceremonia de entrega de los Premios Martín Fierro 2001, que se realizó al año siguiente, la actriz María del Carmen Valenzuela realizó un grito de arenga sobre el escenario que quedó inmortalizado. “¡Aguante la ficción, carajo..!”, fue la expresión de Mariquita, que en ese momento servía para definir a la actualidad en la que se encontraban los actores, no ajenos a la crisis laboral que se vivía en la Argentina.

Varios años más adelante, en conferencia brindada en San Luis, explicó: “Creo que los canales debieran mínimamente transmitir por la tarde una novela nacional que significaría una fuente de trabajo para mucha gente, no sólo actores sino técnicos. Y además ofrecer esa novela que acompañaba a la señora mientras limpiaba la cocina, se sentaba a tomar mate o a tejer y se sentía acompañada. Eso hoy no está”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados