La modelo se solidarizó con Calu Rivero en PH y contó que ella también fue víctima de acoso aunque se negó a revelar por parte de quién.

Este sábado, Calu Rivero reiteró en el ciclo PH el crudo testimonio de acoso sexual que habría sufrido a manos de su colega Juan Darthés en la filmación de la novela Dulce Amor en 2012. Frente a tamaño relato, la modelo Noelia Marzol no sólo se solidarizó con ella en la mesa del ciclo de Andy Kusnetzoff sino que se animó a contar un caso que le ocurrió a ella.

“Siento admiración por lo que contó Calu y creo que nos ha pasado a todas en algún momento de la vida. Creo que yo no me animaría jamás a decir ningún nombre, jamás, y eso es lo que admiro de ella. A mi me pasaron mil cosas. (…) No digo nada porque, como dice Calu, no quiero cag… la vida a nadie. A diferencia de lo que dice ella, a mí no me modificó. Pude sobrellevarlo.”, dijo la bailarina al borde de las lágrimas.

“A mí me pasó con un fotógrafo con el que estaba haciendo un book cuando empezaba a trabajar y entonces él me pide como favor si podía posar para unas fotos por el tema de violencia de género. (…) La realidad es que las fotos se hicieron cuando se habían ido todos del estudio, dentro de un baño. Era todo muy raro y yo me estaba sintiendo muy incómoda con lo que estaba haciendo. Traté de irme del baño y él no me lo permitió porque me dijo que no habíamos cumplido con el objetivo así que me retuvo por un par de tomas más y finalmente le dije ´me parece que te estás pasando, estoy incómoda y la estoy pasando mal´”, relató la joven.

Cosificación

Estalló de furia Noelia Marzol luego de ser acusada de cosificar a la mujer. La actriz explotó en la redes luego de la denuncia en su contra tras publicar un video de ella bailando en el Día de la Mujer.

Embed

Con las más potras bailando por el día de la mujer!

Una publicación compartida por Noelia Marzol (@noeliamarzolok) el

“Soy bailarina. Bailo desde los 4 años. Representé a mi país en el exterior. Estudié en el IUNA (Instituto Universitario Nacional de Arte), en la escuela de Julio Bocca, formé parte de la compañía de teatro musical de Ricky Pashkus. Fui bailarina de diversos programas y espectáculos. Soy acróbata...”, lanzó Marzol.

Embed

Soy bailarina. Bailo desde los 4 años. Representé a mi país en el exterior. Estudie en el IUNA (Instituto Universitario Nacional de Arte), en la escuela de Julio Bocca, formé parte de la compañía de teatro musical de Ricky Pashkus. Fui bailarina de diversos programas y espectáculos. Soy acróbata. Los “simples pasos” a los que hacen referencia en la nota me costaron meses de ensayo. Este año me rompí el ojo y la ceja haciendo el cuadro de boleadoras (un cuadro muy similar al que realicé en la celebración del día de la mujer y para el sindicato de la salud pública). No es algo simple. Es un cuadro riesgoso y que me costó muchas horas de ensayo practicarlo para que salga perfecto. El diario “La Voz” de Córdoba me premió por este cuadro. Ellos no me juzgaron con prejuicios. Bailo y formo parte de la compañía “Bien Argentino”, espectáculo premiado con El Oro por los “premios Carlos”. Espectáculo donde realizo el mismo cuadro de boleadoras y recorremos el país de punta a punta con un show de alto nivel artístico. El vestuario que se utilizó estuvo acorde al ritmo que bailamos: Reggaetón. La única “práctica degradante” es que ustedes como medio de comunicación expresen en una nota que por usar “prendas diminutas y ajustadas” nuestro fin fue “cosificar nuestros cuerpos”. Yo me sentí cosificada al ser calificada como “modelo” cuando llevo años rompiéndome el orto para hacer cada día mejor mi trabajo. Soy BAILARINA y ACTRIZ, pese a quien le pese, esa es mi formación. Yo me sentí cosificada porque al parecer y, por ser mujer, no puedo usar ropa ajustada. Yo me sentí cosificada porque un baile profesional, en su opinión, me cosifica. Yo me siento ofendida. Por usar un short me convierto automáticamente en una “puta”. No importa si lo que hice estuvo bueno, usé un short y un top! Y eso anula todo. No poder valorar el trabajo por detenerse sólo en el vestuario habla bastante mal del espectador que así lo considera. Habla de DONDE PONE EL INTERÉS esa persona. Yo me cosifico o me cosifican ustedes? Yo subí orgullosa una parte del cuadro. No recibí ni una sola crítica de alguna mujer presente que haya expresado incomodidad. Al contrario.

Una publicación compartida por Noelia Marzol (@noeliamarzolok) el

Luego fue por más y se mostró muy angustiada: “Yo me sentí cosificada al ser calificada como ‘modelo’ cuando llevo años rompiéndome el or... para hacer cada día mejor mi trabajo. Soy bailarina y actriz, pese a quien le pese, ésa es mi formación. Yo me sentí cosificada porque al parecer y, por ser mujer, no puedo usar ropa ajustada. Yo me sentí cosificada porque un baile profesional, en su opinión, me cosifica”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados