El bailarín se llama David Rivas, tiene 15 años, estudia ballet desde los 4 y se aprestaba a viajar a fines de marzo último a Londres para rendir los exámenes que cada año funcionan como la puerta de ingreso a una de las escuelas de ballet más prestigiosas del mundo: la English National Ballet School. El Coronavirus, pese a que no le permitió viajar, no le impidió cumplir su sueño

Un joven bailarín, oriundo de la ciudad bonaerense de Lincoln, logró ser elegido para sumarse a la célebre escuela del English National Ballet tras audicionar online, debido al aislamiento obligatorio dispuesto por la pandemia de coronavirus tanto en la Argentina como en el Reino Unido, a donde debía desplazarse días atrás.

El bailarín se llama David Rivas, tiene 15 años, estudia ballet desde los 4 y se aprestaba a viajar a fines de marzo último a Londres para rendir los exámenes que cada año funcionan como la puerta de ingreso a una de las escuelas de ballet más prestigiosas del mundo: la English National Ballet School.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus cerró las fronteras primero en la Argentina y luego en el Reino Unido, de manera que el viaje ya no pudo hacerse.

De este modo, la temporada de audiciones quedó trunca para la propia institución, de manera que cuando el joven de Lincoln escribió a las autoridades de la escuela para exponer su situación y su anhelo de poder audicionar, el centro educativo aceptó una presentación a la distancia.

Así, el joven tuvo que filmar parte de una clase de rutina, desde el grand plié y el battement tendu iniciales hasta las secuencias de piruetas, grandes saltos o el adagio en el centro. Además, le exigieron el registro audiovisual de rutinas de estiramiento y resistencia.

El adolescente finalmente fue seleccionado para ingresar a la English National Ballet School y deberá presentarse en septiembre próximo para empezar a cursar una carrera de tres años en el Reino Unido que muchas veces se continúa con la admisión a la compañía de ballet, una de las más importantes de aquel país y de Europa, cuyo cuerpo estable cuenta con un tercio de intérpretes graduados en esta escuela.

"Cuando me dijeron que quedé seleccionado sentí mucha felicidad, sentí que mi trabajo me llevaba a algo, que lo que hacía de mi vida era lo correcto", contó a Télam David, que remarcó que ese día sintió "mucha exaltación, mucha energía, no lo podía creer, estaba loco".

David no duda al afirmar: "Para mí, el ballet lo es todo. Si me sacan el ballet me da tristeza. La danza es lo único que me gusta hacer las 24 horas del día; me puedo cansar físicamente, pero el gusto y la emoción nunca desaparecen y por eso la necesito en mi vida".

El joven aún recuerda la sorpresa ante los aplausos que despertó en el público cuando bailó a los 12 años en su ciudad natal, Lincoln, bajo la mirada atenta de su maestra de ballet, Mariela Sanín.

"Debía bailar un ´solo´ de un minuto y medio y estaba muy nervioso, pero cuando pisé el escenario y oí los aplausos me sorprendió mucho, no lo podía creer", afirmó.

David está ansioso por estar en el Reino Unido aunque reconoce que está preocupado, ya que "siempre" pensó que "iba a ir a Londres mucho más adelante, cuando fuera más grande".

"Nunca pensé que me iba a independizar tan rápido", cuenta y reflexiona como para sí mismo: "En unos meses voy a estar viviendo solo en un país donde no conozco a nadie".

Pero segundos después se hace fuerte y se dice: "Es una responsabilidad que voy a asumir, pero me da un poquito de cosa".

Con la misma disciplina con la que sigue sus clases como alumno del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón (ISATC) de manera virtual, en el living de su casa y varias horas al día, David cursa su educación secundaria y refuerza las clases de inglés.

Marilina Belén Rillo, madre de David, contó a esta agencia que su hijo "está a full con el inglés ya que para obtener la visa de estudio debe rendir un examen de ese idioma antes del 31 de julio próximo".

"Él siempre soñó con viajar por el mundo bailando, así que desde los 7 años toma clases de inglés y en este aislamiento se ejercita más; de hecho, en su habitación recrea la idea de estar en Londres, entonces escucha canciones en inglés, lee en inglés, mira series en inglés sin subtitular e incluso para entrar a su habitación hay que hablar en inglés... por eso yo no entro", explicó entre risas.

La mujer recordó que David "empezó a estudiar danza a los 4 años en un instituto de la ciudad de Lincoln, tomando clases particulares para ir mejorando la técnica. Luego, se preparó y audicionó para el Teatro Colón. Rindió los exámenes y actualmente cursa el cuarto año de una carrera de diez en total".

La madre del bailarín destacó la oportunidad que le dio la English National Ballet School de enviar un video que, explicó, "fue todo técnica, debía ejecutar cosas específicas de ballet, con un tiempo de duración y enfocado de distintos perfiles, algunas de frente, otras de perfil".

"No bailo para mí sino para el que está viendo, quiero transmitirle una emoción, buena o mala, pero lo importante del arte es transmitir emociones", concluyó David.

ADEMÁS:

Llegó el primer vuelo de Aerolíneas con insumos médicos desde China

"Trajimos un millón de barbijos para cuidar a nuestros profesionales"

Olivia Sohr: "Además de sufrir la pandemia estamos viviendo una infodemia"

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados