El capocómico relató cómo fueron los eventos que lo llevaron a la infidelidad y a la posterior disolución de la histórica pareja.

La vida de Carmen Barbieriy Santiago Bal siempre pasó entre la realidad y la ficción. En un momento todo se mezcló y mucho más cuando este año decidieron hacer una obra de teatro juntos y contar gran parte de la intimidad de su vida.

Por eso lo que pasó ayer en Intrusos bien podría haber sido un sketch pero fue parte de la vida de ellos, la realidad una vez más superó la ficción.

En un momento serio de la charla, el actor cómico confeso la mala experiencia matrimonial que tuvo con Silvia Pérez, resaltó las bondades de la madre de Federico Bal y dio paso a una pregunta sin filtro, y cara a cara, de Barbieri.

ADEMÁS:

Evelyn Von Brocke faltó a LAM y su futuro es incierto

Paul McCartney llega en Buenos Aires con su espíritu beatle

“(Silvia) no fue una buena esposa. Y yo fui un esposo enfermo. Al año de que naciera Julieta (Bal), me enfermé por primera vez y tuve una enfermedad muy seria. Ella no se portó bien... Carmen hay una sola”, dijo Santiago, sin imaginar el contraataque que vendría.

“Y boludo, ¿por qué hiciste lo que hiciste con ella?”, preguntó Rial. “Por qué, ¿qué?”, dijo Santiago haciéndose el que no entendía.

Barbieri lo miró a los ojos y le preguntó: “¿Por qué me engañaste? ¡Sordo! Es sordo cuando quiere”, disparó sin nombrar a Ayelén Paleo con quien Santiago la engañó.

A él no le quedó otra que responder y dijo: “Porque la pendeja era una fenómena. Mirá que fácil”.

Indignada Carmen se levantó: “Yo me voy. Estoy grande, pero bastante bien estoy. ¿Escuchaste lo que dijo?”. Todos sonrieron.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados