Se cumplen 24 meses de la emancipación de la elite del fútbol argentino de la AFA, para gestionar su propio negocio. En promedio, los clubes le ganaron en el último año a la inflación y el tipo de cambio.

Acaso el recorrido histórico permitirá una lectura más escueta y resumirá que, tras la muerte de Julio Grondona, el fútbol argentino logró reestructurarse a partir de la conjugación del poder que lo sostuvo más de tres décadas. La Primera División se lanzó a la búsqueda de su propio negocio y la AFA le permitió a los clubes la emancipación, tras pautar un cannon y darle el cobijo institucional ante FIFA y Conmebol.

Dos años atrás, los entonces 30 clubes que conformaron la Superliga eligieron un presidente ajeno al fútbol -Mariano Elizondo-, sin pasado en la gestión de asociaciones civiles. La última temporada como máxima categoría de la AFA, los únicos ingresos de los clubes de parte de la asociación era los de la TV.

En promedio representaban en promedio un 71,3 por ciento de sus ingresos -el resto eran vínculos comerciales particulares, cuota social y venta de jugadores-, sin participación por el sponsoreo que administraba la empresa Santa Mónica.

En números generales, en apenas dos años la Superliga incrementó sus ingresos publicitarios en un 625 por ciento: el primer año sumó sus primeros tres sponsors -un banco, una bebida y marca de indumentaria internacional- que reportaron 74 millones de pesos. Durante el segundo ese ingreso creció hasta superar los 537 millones en la misma moneda.

ADEMÁS:

Histórico: Central Córdoba de Santiago subió a Primera División

Es decir que además de los ingresos por pantalla, un 2,5 de lo que empezó entrar a las tesorerías de las instituciones correspondió a los convenios comerciales de la Superliga. Ese porcentaje creció a 12,5, con la aparición de otras 13 empresas en el segundo año.

El primer año, por concepto de derechos de TV la superliga embolsó 2.900 millones de pesos y los ajustes para el segundo año -IPC o aumento del abono, lo que resulte más alto- lo llevaron a poco más de 3.744 millones.

De ese monto, los clubes perciben el 50 por ciento en partes iguales, un 25 por ciento por mérito deportivo -ubicación en la tabla- y el 25 restante por un ranking histórico que ordena a los equipos según temporadas en primera y títulos amateurs y profesionales.

ADEMÁS:

La Selección Femenina, el resultado de un logro colectivo

Sumado los ingresos por TV y las cuotas por sponsors -esta torta se reparte en partes iguales- los clubes recibieron en el segundo año de Superliga -siempre en promedio- un 55 por ciento más que durante el primero. Es decir que le ganaron a la inflación y al tipo de cambio, ya que el Índice de Precio al Consumidor (IPC) en el mismo periodo fue del 48,7 y el aumento del dólar del 53,7.

Apenas Belgrano, Lanus, Atlético Tucumán, Banfield, Gimnasia, San Martín de San Juan, Patronato, Vélez y Tigre, perdieron frente a la inflación. El resto empardó o le ganó.

Pero no solamente ganaron los clubes: cuánto mejor le va a la Primera División, más se beneficia la AFA, que se queda con el 18 por ciento de lo que genera la Superliga. Acaso el fútbol que cabía en un anillo, necesitó más que una mano para sostenerse.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados