El conjunto parisino necesita 80 millones de euros para equiparar sus cuentas, luego de los arribos de Neymar y Kylian Mbappé. Los dos argentinos del plantel tienen abiertas las puertas para irse.

La ambición de Nasser Al-Khelaïfi, el jeque dueño del PSG, por ganar la Champions League lo llevó a hacer inversiones obscenas. Llevó al club a gastar más de 400 millones de euros en dos futbolistas: Neymar y Kylian Mbappé, la gran joya que irrumpió en Monaco en la última temporada. Ahora, para que FIFA no lo castigue por haber roto el Fair Play Financiero, deben equilibrar sus cuentas para antes de junio. El plan, que tiene diferentes vertientes, maneja la salida de dos argentinos: Javier Pastore y Ángel Di María están en venta.

PSG necesita 80 millones de euros para que la balanza económica quede equilibrada. Esa es la normativa que impuso FIFA hace un par de años a partir de las enormes inversiones que había en algunos clubes. El objetivo, la idea primordial, es que los ingresos y egresos sean equitativos. Con esa cifra, el equipo parisino sale del apuro.

LEA MÁS:

Una de las ideas principales es sacar a la venta a varios futbolistas. Hay tres entre los principales candidatos a irse. Dos de ellos son argentinos. Di María y Pastore perdieron terreno en el último tiempo. Ya no son indispensables. El rosarino era inamovible, pero perdió terreno con la llegada de las bestias del último mercado. Apático, Pastore también cayó en la consideración del entrenador Unai Emery.

Di María fue buscado por Barcelona en el último tiempo. El Jeque pidió 80 millones de euros, el número que igualaba sus cuentas. Pero los culés, enfadados por la venta de Neymar, desistieron. Ahora podrían volver a la carga. La propuesta será considerablemente inferior: Barcelona ya reforzó ese puesto con Ousame Dembelé y el Fideo sería, más que nada, un futbolista de rotación.

El caso de Pastore es diferente. El cordobés supo ser una joya preciada por todos los grandes europeos. El tiempo lo oxidó. Ahora tiene 28 años y poder de renovación: el ex Huracán puede reconvertirse, reaparecer, renovar su jerarquía. Sin embargo, los franceses están dispuestos a soltarlo por 20 millones de euros. Probablemente haya varios clubes que salgan a buscarlo.

El tercero en discordia es Lucas Moura. El brasileño está peleado con el cuerpo técnico, que pretende soltarle la mano y liberarlo.

Si este plan falla, PSG apuntará, principalmente, a renovar sus vínculos con sus patrocinadores. Pretende conseguir mejores tajadas de los contratos de auspicio que tiene hoy en día: Nike y Emirates, los sponsors más importantes del club, son los principales candidatos a mejorar sus números.