El anfitrión mete miedo igual que siempre, aunque tiene altibajos. ¿Podrá Argentina neutralizarlo?

¿Cuál es el verdadero Brasil? ¿El que no pudo vencer a Venezuela ni a Paraguay? ¿O el que arrolló a Bolivia y a Perú? ¿Qué cara mostrará frente a la Argentina?

Ya se viven las semis de la Copa América, el gran clásico sudamericano levanta temperatura. La Selección sueña. Y también toma nota: ¿cuáles son los aspectos fuertes y débiles del anfitrión?

Los +

El juego por las bandas: Brasil mete miedo cuando logra progresar por los costados. Y es algo que no le cuesta mucho, porque le sobran intérpretes que sienten esa función y sus atacantes son muy veloces. Everton es peligrosísimo por izquierda y Gabriel Jesús se adaptó muy bien por derecha. Coutinho y Willian también suele recostarse sobre los costados y los laterales, Dani Alves y Filipe Luis, se proyectan y generan superioridad numérica.

El arquero y los centrales: la columna vertebral de un buen equipo se arma desde abajo. Y tanto Allison Becker bajo los tres palos como la dupla conformada por el experimentado Thiago Silva y Marquinhos le brindan garantías a los de Tité. Brasil se afirma en puestos donde históricamente padeció flaquezas.

Jerarquía + localía: Brasil siempre es Brasil. Y si bien no parece ser el cuco de otras épocas, le sobran figuras. En todos los puestos posee jugadores que se destacan en los grandes equipos de Europa. Y además cuenta con el apoyo de su gente y una estadística muy favorable en ese sentido: fue campeón en las cuatro ediciones que organizó (1919, 1922, 1949 y 1989) y el detalle global de esas cuatro campañas dice que ganó 17 partidos, empató 6 y perdió solamente uno -contra Paraguay, por 2 a 1 en 1949-, con 76 goles a favor y 13 en contra.

ADEMÁS:

Argentina-Brasil, las semis de la Copa América: día, hora, TV y cómo verlo online

El uno por uno de Argentina en la victoria sobre Venezuela por Copa América

Los -

Altibajos: por lo visto en esta Copa América, Brasil puede pasar de un poderío letal a la pólvora mojada sin escalas. No pudo vencer ni convertirle a rivales inferiores como Venezuela y Paraguay (igualó 0 a 0 frente a ambos) y aplastó a Bolivia (3 a 0) y Perú (5 a 0). ¿Cuál es el verdadero?

Sufre con sus laterales en defensa: el estilo tradicional del marcador de punta brasileño fue su aptitud en ataque y las ventajas que concedía al rival en la marca. Dani Alves y Filipe Luis cumplen con ese histórico mandato, pero le suman un inconveniente: el primero tiene 36 años y el segundo, 33. Ya están en la etapa final de sus carreras y si antes volvían poco, ahora menos.

La ausencia de Neymar y la presión: así como las estadísticas como anfitrión en la Copa América lo favorecen, Brasil arrastra una larga sequía de títulos (el último que conquistó fue la Copa América 2017). Eso lo empareja con la Selección, que arrastra ese karma en una dimensión todavía mayor (la Copa América 1993 fue su última flor). Sin embargo, el Scratch no tiene a su as de espadas. Argentina sí cuenta con Lionel Messi.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados