El presidente de River se mostró muy feliz por la obtención de la Copa Libertadores, pero también buscó bajarle los decibeles a la conquista tras los incidentes que precedieron a la final

Como nunca antes, Rodolfo D’Onofrio se había mostrado fuera de sus cabales ante los reclamos de Boca a la Conmebol. “Dejá de presentar carillas, vení a jugar”, le había dicho en un tono elevado a Daniel Angelici.

Pero ahora, tras la obtención de la Copa Libertadores, el presidente de River volvió a sacar a la luz su faceta más conciliadora y llevó un mensaje de paz al mundo futbolero.

“Es una alegría inmensa (…). Esto va dedicado a las sesenta y seis mil hinchas de River que por culpa de personas que le hacen mal al fútbol no pudieron ver esto. Les mando un abrazo enorme. Pero también les digo: respetemos al rival”, reflexiono.

Alegre y medido, el máximo dirigente cerró: “Buenos Aires que sea una fiesta pero con respeto. Demostrémosle al mundo que somos un país divino. Mostremos también los riverplatenses que tenemos conducta cuando ganamos”.

Embed

ADEMÁS:

D'Onofrio - Gallardo, la fórmula que no para de ganar

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados