A un mes de que la noticia se convirtiera en viral, la vida de José Sánchez se transformó en una pesadilla. No consigue empleo, las hijas no pueden ir a la escuela y todas las ofertas laborales que le hicieron cuando era un "héroe" desaparecieron

Hace un mes la noticia empezó a circular por los portales: el changarín José Sánchez había encontrado y devuelto 500 mil dólares. A cambio, sólo pedía que alguien le dé un trabajo en blanco. Se convirtió en un héroe que, más allá de su desdicha económica, había elegido mantener sus “valores”. Era pobre, pero honrado. Pero, con el correr de las horas, su historia comenzó a mostrar huecos y a no tener sentido. Su discurso era confuso. Sánchez trastabilló con sus palabras hasta que se descubrió: todo había sido una mentira. Cuando se supo la verdad, dejó de ser honrado y ya no importó que era pobre.

“Todavía no encontró nada. Las cosas no están bien porque sigue en la búsqueda y no le dan trabajo. Nadie le cree”, cuenta Paola, la pareja de Sánchez y madre de sus dos hijas, a POPULAR.

La situación empeoró. De tener pocas “changas” pasó a no tener ninguna y, para colmo, desde hace un mes la vida de la familia en Nogoyá se volvió insostenible. Cada vez que la familia sale de su hogar, los comentarios, los gritos y los chistes comienzan. “Las nenas no quieren saber nada con salir. La de ocho va a primer grado y cuando está en la escuela la burlan todos. Llega llorando. Están todo el día burlándose, por favor. Ya no sé cómo hacer para que paren”, se aflige Paola.

El martes 19 de marzo, un día después de que el periodista Maximiliano Medrano diera a conocer la historia en Facebook, el teléfono de Sánchez se llenó de llamados con ofrecimientos de trabajo. Además, empezó a dar notas telefónicas a medios de todo el país. Desde radios de localidades cercanas hasta "Morfi", el programa del Chino Leunis y Zaira Nara en Telefe. Ahí contó que tiene diez hermanos, que su padre se murió cuando él tenía once años y que -hasta hace muy poco- vivía en una casa construida con chapas y nylon. En la misma emisión, que todavía se puede ver online, hubo llamados ofreciéndole empleo en panaderías y para que haga trabajos en casas, ya sea como pintor o jardinero. “Sos un ejemplo. Parecés un buen tipo”, le decían.

Con el correr de las horas, el fiscal Federico Uriburu descubrió la verdad. Toda esa historia de un maletín con medio millón de dólares que se le cayó a un empresario que viajaba en una camioneta roja y que iba comprar unas termas cercanas, era mentira. Encerrado por la justicia, el changarín contó la verdad, entre lágrimas y en televisión. Lo hizo solo, con una remera negra, mirando a cámara, balbuceante y sin saber muy bien qué decir. Después se acercó su pareja, Paola, y se abrazaron. La cronista de Todo Noticias se largó a llorar junto a ellos, hizo un chiste y siguió la entrevista. Todo era un invento. Lo único real era su necesidad de un trabajo para poder comer.

Desde el momento en el que se conoció la verdad, las “changas” que le habían ofrecido por radio y TV desaparecieron. Sólo tuvo una y fue, otra vez, informal. Trabajó haciendo algunas tareas del hogar para una señora de la zona y nada más. Ninguno de los ofrecimientos que le acercaron cuando era un héroe -pobre, pero honrado- se concretó. Ahora era un mentiroso. “Antes tenía alguna cosa, pero todo empeoró. Vivimos de la asignación de las nenas o de algo que encuentro yo, pero nadie nos da una mano”, repite la pareja de Sánchez desde el otro lado del teléfono. Frena un segundo y se siente que la verborragia la empieza a dominar y retorna sobre un punto: “No se puede vivir más acá. Vivo encerrada, tengo vergüenza de salir a la calle, me cargan, burlan a las nenas. No puedo hacer nada. Ya no es como antes que, por los menos, nos reíamos. La pasábamos bien. Ahora vivimos llorando. Todo es llorando. Teníamos vecinos, amigos y ahora no quieren que vaya, siquiera”.

-¿Pensaron en irse de Nogoya?

-¡Pero no! -se enoja- ¿Cómo nos vamos a ir? Vivíamos del sueldo de él, ahora no tenemos nada. ¿Cómo vamos a salir del pueblo? ¿Dónde nos vamos a ir si no tenemos ni para comer?

Las últimas cifras que arrojó el INDECmuestran que, durante el año 2018, la pobreza creció al 32%. Actualmente, casi 13 millones de argentinos son pobres. El mismo informe demostró que Entre Ríos es una de las dos provincias con más personas bajo la línea de la pobreza en Argentina, con un 41,9%, justo detrás de Corrientes. Por otro lado, un dato a tener en cuenta es que según los relevamientos del mismo organismo, en Paraná - la capital entrerriana- el número ascendió de 40.667 a 64.085. De la mano aparece uno de los flagelos más grandes de la provincia litoraleña que es la gran cantidad de trabajadores informales. Los índices demostrados por el Ministerio de Trabajo y Producción, en Entre Ríos, sostienen seis de cada diez empleados están en negro. Esto, por supuesto, se agrava en las zonas más rurales.

Estos números refuerzan el pedido, casi desesperado, que hacía Sánchez en cada una de las notas que dio antes y después de que se descubriera la verdad. El changarín reclamaba un trabajo en blanco para darle de comer a sus hijas. El tiro le salió por la culata. Y su pareja, todavía, no lo entiende. “No sé si se arrepiente o no, pero la verdad que nos arruinó. Ahora tenemos que estar así. No se acercó nadie, ni amigos, ni políticos. Ni siquiera el intendente”.

Después de que le verdad salga a la luz, Sánchez desligó a su esposa y a sus hijas. Dijo que todo lo había planeado él, que nadie sabía nada. Se hizo cargo. Pero la hostilidad contra su familia continúa. Por todo esto, más allá del trabajo, Paola sólo tiene un pedido: “Por favor, no queremos que venga más gente de canales. No queremos que venga más nadie a mi casa. Quiero dejar todo como está, quiero que esto termine. Solo por mis hijas. Quiero que no las burlen más, por favor”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados