El especialista en adicciones Claudio Izaguirre, titular de Asociación Antidrogas de la República Argentina (AARA), hizo un informe por el caso donde afirma que lo hacen para mejorar el rendimiento

La muerte de la joven boxeadora Yazmín Marzo en la ciudad cordobesa de Villa María, cuya investigación intenta determinar si ocurrió por la ingesta de drogas, puso en superficie un drama cotidiano para la enorme mayoría de deportistas argentinos, que consumen sustancias para mejorar su rendimiento o caen en adicciones por la presión que les genera la competencia de máximo nivel.

Así lo alertó el especialista en adicciones Claudio Izaguirre, titular de Asociación Antidrogas de la República Argentina (AARA), en el marco de un informe denominado “Yazmín Marzo: Lo letal del deporte profesional”.

“Nos despiertan los diarios anunciando la muerte de Yazmín de tan solo 23 años de edad, deportista impecable, con un futuro en el boxeo que se vislumbraba ocuparía el más alto lugar en el mundo, sin embargo las sustancias la llevaron a un eterno nocáut. El consumo de drogas en el deporte nos dice claramente que ésta actividad no es salud en el campo profesional, dado que concurren un sinfín de necesidades que obligan al deportista a tomar acciones, que jamás hubiera pensado desde el mundo amateur”, indicó el experto.

En ese sentido, sumó que “la Secretaría de Deportes de la Nación bastante poco hace para controlar a los managers, patrocinadores y representantes de deportistas que obligan al sujeto/objeto a hacer cualquier cosa con tal de ganar, de lograr el objetivo del patrocinante”.

ADEMÁS:

Homenajes para recordar a las víctimas de Cromañón

Video | Así fue el momento del derrumbe de los balcones en Mar del Plata

Desde la organización, Izaguirre dijo que “la enorme mayoría de los deportistas utilizan sustancias”, precisando que “no existe penalidad alguna para estos sujetos que manejan la vida de los deportistas en beneficio propio y los obligan a consumir anabólicos para lograr proezas sobrehumanas con el objetivo de llevar más dinero a sus bolsillos, poniendo al deporte como arte en el último lugar”.

“Así es que el deportista se convierte en un verdadero esclavo del patrocinador en la fantasía de llegar a lo más alto del podio y a la fama mundial y al patrocinante en un inescrupuloso chupa sangre al que nadie controla, que se dedica exclusivamente a presionarlo con el único objetivo de que genere divisas para éste”, manifestó el titular de AARA.

Asimismo, fundamentó que “el deportista al que le han puesto el objetivo de ser el Messi de su actividad le sobre estimulan para que rinda al máximo y cuando no logra el objetivo lo denigran en privado convenciéndolo que la falta de éxito es su exclusiva culpa y llevándolo a situaciones de altísima depresión que lo dejan en un callejón sin salida. Desde ese lugar el deportista busca en sustancias legales o ilegales mitigar el dolor que significa para él haber defraudado a quien le ha pintado un mundo de colores y glamour”.

“Diez minutos de descanso y largos meses de entrenamiento, presión permanente para la próxima competencia, nunca llegan al objetivo propuesto por el mánager, mientras éste se llena los bolsillos con el esfuerzo inhumano al que es expuesto en forma permanente. Algo que agrega más angustia al deportista es que los aplausos que es su única ganancia solo duran un instante y son obligados a abrazar la soberbia en cada presentación pública”, indicó Izaguirre.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados