Las políticas de eficiencia energética podrían transformarse en una suerte de "tercera vía" para atenuar el impacto en las tarifas de servicios públicos.

La Secretaría de Energía define a la eficiencia energética como el conjunto de acciones que permiten mejorar la relación entre la cantidad de energía consumida y los productos y servicios que se obtienen a partir de su uso, sin afectar la calidad de vida de los usuarios.

En tanto, desde el sector privado se sintetizan las acciones de eficiencia energética en tres ejes: "Concientización, automatización e inversión".

La enunciación de los tres recursos tiene a su vez una relación directa, en orden creciente, con los recursos económicos necesarios para su realización: la concientización se basa principalmente en comportamientos individuales y grupales, en tanto la automatización requiere de menos fondos que la inversión.

Al respecto, Diego Simondi, director ejecutivo de BGH Eco Smart, citó la experiencia y los resultados obtenidos de un plan de eficiencia realizado en la Argentina, con el financiamiento parcial de la Unión Europea.

image.png
La Argentina podría lograr un ahorro de alrededor de US$ 2.000 millones por año en energía

La Argentina podría lograr un ahorro de alrededor de US$ 2.000 millones por año en energía

"De todas las ineficiencias, casi el 48% era por cuestiones de comportamiento, no por temas técnicos", señaló, para explicar que "por ejemplo, en las fábricas los cambios de turno no se realizaban con la debida organización".

En ese sentido, indicó que "un tema crucial fue el de la líneas de vapor, se las tenían funcionando con un nivel de presión innecesario, sólo por las dudas".

Un 15% de las ineficiencias correspondía a razones de automatización, que se pueden resolver con inversiones pequeñas, como instalación de sensores de flujo y de proximidad. El 37% restante ya requería inversiones grandes, como cambios de maquinarias y de líneas de producción.

image.png
Eficiencia energética, la clave para reducir los subsidios

Eficiencia energética, la clave para reducir los subsidios

De manera complementaria a las tareas domésticas y de los procesos industriales, la planificación estatal cobra una importancia creciente en tiempos en los que los debates en torno al cambio climático ya están instalados.

Un paso importante se dio en diciembre de 2007, mediante el decreto 140, se aprobaron los lineamientos del Programa Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (Pronuree).

En ese sentido se enmarcan la renovación del parque de alumbrado público -con la incorporación de lámparas LED y los mencionados sensores- el incentivo a la construcción de edificios inteligentes y a la fabricación de vehículos eléctricos o híbridos y la implementación de planes educativos de concientización.

En un contexto en el que algunos especialistas proyectan un gasto en subsidios al sector energético de 15.000 millones de dólares para el corriente año, las políticas de eficiencia energética –así como las múltiples tareas individuales, familiares, vecinales y comunitarias- podrían transformarse en una suerte de "tercera vía" para atenuar el impacto en las tarifas de servicios públicos.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados