En abril de 2012 le detectaron leucemia y afrontó un largo tratamiento, pero en octubre pasado sufrió una recaída y su pronóstico es severo. Ingresó en un banco internacional a la espera de un donante. Podés ayudarla dando una pequeña muestra de sangre.

Eva Elverdín es una nena de 3 años que sufre de leucemia y necesita con suma urgencia un trasplante de médula ósea. Sus papás, Juan Pablo -periodista de Diario Popular- y Ana, iniciaron una campaña solidaria. ¿Cómo ayudarla? Muy simple.

"Es apenas con una muestra de sangre en los lugares donde se dona. En la Ciudad de Buenos Aires, está el Garrahan,  el Hospital Británico o el Hospital Italiano, entre otros. Uno va, dona sangre, se inscribe, da su consentimiento y esa sangre va a un banco. Una vez que se constata que esa sangre es compatible con algún nene o adulto que espera una médula ósea, se contacta con el potencial donante y ni siquiera está obligado a hacerlo. Si se quiere negar a donar, lo puede hacer por cualquier motivo. Es un procedimiento sencillo y anónimo", explicó el papá. Para más información, comunicarse con el Incucai al 0800-555-4628.

A Eva le detectaron la enfermedad en abril de 2012. Desde entonces comenzó un largo tratamiento con sesiones de quimioterapia y tuvo una mejoría, aunque en octubre último su cuadro volvió a complicarse. Hoy se encuentra internada en el Sanatorio de la Trinidad, en el barrio de Palermo.
 
"La enfermedad volvió no sólo a la médula, sino al sistema nervioso central. Es un pronóstico muy severo, en el que volvimos a los bloques de quimioterapia mucho más fuertes que los primeros y con la necesidad de trasplantarla. Ella sí o sí debe recibir un trasplante de médula ósea", indicó Juan Pablo.

Cualquier persona puede ser donante, aunque se necesita compatibilidad y, lamentablemente, Eva no la encontró en su grupo familiar. "Milagros, su hermanita de 10 años, era la alternativa con mejores perspectivas, pero el viernes nos confirmaron que no puede ser donante. Eva entró en un banco internacional de espera  para donante de médula, que es lo que necesitamos: que aparezca un donante compatible con ella", agregó.

"Queremos que la gente tome conciencia de que cuanto más donantes sean, hay más posibilidades de que Eva encuentre su "media naranja". No es más ni menos que la vida para ella. Sin un trasplante de médula, no tiene futuro. Es duro, pero es algo que nos adelantó el médico", destacó el papá.


      eva2.mp4