Dos expertas advierten que, pese a la Ley de Parto Humanizado, "todavía queda mucho trabajo por hacer para mejorar en la práctica"; Los conceptos principales y las estadísticas en la materia

Al calor de las luchas feministas se ‘visibiliza’ una violencia de género ‘histórica’, pero poco conocida sobre el ámbito de la salud reproductiva. Dos expertas advierten que, pese a la Ley de Parto Humanizado, “todavía queda mucho trabajo por hacer para mejorar en la práctica”.

Magalí de Diego (Agencia CTyS-UNLaM) dice que la ‘violencia obstétrica es el nuevo término utilizado para identificar un tipo de derecho vulnerado en el ámbito de la salud reproductiva de las mujeres. Esta expresión pretende dar cuenta de las prácticas y los discursos médicos que ejercen algún tipo de violencia - ya sea física, psíquica o verbal - sobre los individuos con capacidad de gestar, en especial durante los períodos del embarazo, el parto y el postparto, en instituciones de salud.

Según el primer informe del Observatorio de Violencia Obstétrica de la agrupación Las Casildas -para el que se encuestaron a casi 5.000 mujeres argentinas- 3 de cada 10 mujeres sintieron que ellas o sus bebés corrían peligro; 5 de cada 10 no se sintieron contenidas ni pudieron expresar sus miedos durante el embarazo o el parto; 7 de cada 10 no tuvieron libertad de movimiento y 6 de cada 10 mujeres fueron tratadas con sobrenombres o diminutivos.

“En la cultura argentina es muy común caer en esto, sobre todo en la infantilización con el ‘mamita’ o el ‘nena’ y también en usar apelativos y no llamarte por tu nombre. Son modismos lingüísticos que, sobre todo en el caso de las chicas jóvenes, las descalifican y les quitan poder en un momento de mucha vulnerabilidad”, explica Nuria Calafell quién trabaja en el Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (CIECS) de Córdoba.

ADEMÁS:

Por caída de ventas, FIAT suspende a 2 mil operarios

En un año, la carne subió una vez y media la inflación

Según la investigadora, durante el embarazo algunas mujeres no son percibidas como un individuo sino como una ‘incubadora’ que solamente será el hogar del bebé en su gestación.

“Necesitamos dejar de ver al cuerpo femeneizado como un espacio que se llena y se vacía para ese fin y comenzar a pensarla como un sujeto de derecho que tiene la posibilidad de elegir si maternar o no y dejarla ser protagonista de su propia salud reproductiva”, propone la médica, sexóloga y miembro de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, Raquel Tizziani.

Para Calafell, el problema es que se creó una ‘cultura del riesgo’ donde, como el bebé es el centro, no puede correr peligro durante el parto. ‘Se instituye como un lema que no permite ningún cuestionamiento y, por ende, continúa automatizando prácticas que homogenizan experiencias y no tienen en cuenta cada individualidad’, detalla la investigadora de CONICET, en diálogo con Agencia CTyS-UNLaM.

“Mandato del dolor”

“Por otro lado- continúa Calafell -, existe un ‘mandato del dolor’ donde, como del parto sólo se espera sufrimiento, resulta más confiable depositar la decisión en el afuera, en los expertos que saben qué hacer’.

Para la médica, sexóloga y miembro de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, Raquel Tizziani, la violencia obstétrica es una ‘cuestión histórica que recién ahora se visibiliza gracias a todas las luchas que está dando el movimiento feminista, pero todavía queda mucho trabajo por hacer para mejorar en la práctica’.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados