MAR DEL PLATA (Enviado especial).- La noche del martes lució un cielo impecable. Las estrellas brillaban con gran nitidez y una brisa fresca la tornaba aún más agradable para disfrutar de alguna caminata. Ya después de la medianoche, hacia el oeste, se empezaron a divisar algunos relámpagos que presagiaban que, pese al paisaje inmejorable del firmamento nocturno, los chaparrones anunciados para la madrugada concurrirían a su cita. Y así fue: sobre las 2 se desató una tormenta eléctrica acompañada de una intensa lluvia que se prolongó, con algunas pausas, hasta un rato después del amanecer.

La mañana, entonces, se presentó fresca y con el cielo cubierto. Cuando los turistas empezaron a estirar las piernas para darle uso al nuevo día, el primer pantallazo al horizonte era poco alentador. Las nubes, en su mayoría oscuras, copaban la parada con cara de poco amigas y como advirtiendo que todavía tenían algo más de agua para descargar. Sin embargo no fue así; el cielo se mantuvo gris pero no volvió a llover (más allá de leves lloviznas sectorizadas) y los pronósticos anunciaban que la probabilidad de nuevas precipitaciones a lo largo del día era de apenas el uno por ciento.

Igual, a la gente le costó decidirse a salir rumbo a las playas donde, los carperos que trabajan en los balnearios privados se encargaron de desplegar la escena como si se tratara de un día normal de verano, descontando que, a más tardar, sobre el inicio de la tarde las playas iban a nutrirse de visitantes.

Las lluvias habían afectado el termómetro de manera de provocar una merma en la temperatura que, cerca del mediodía apenas rondaba los 21°. Pero un rato después y con el sol haciendo fuerza para desalojar algunas nubes de la escena, la sensación térmica superó los 23° y como no hubo un viento muy intenso, los más optimistas y los que creyeron en que el pronóstico esta vez no iba a fallar, se inclinaron por animarse a una excursión a la playa.

ADEMÁS:

Nubes "apocalípticas" sobrevolaron el aeropuerto de Ezeiza

Buena parte de los turistas armaron un plan alternativo: almorzar en casa y un rato después, livianos de equipaje, salieron rumbo a la playa con la premisa de: "si se larga, nos volvemos". Los más valientes, en cambio, subieron la apuesta: "Llevamos la sombrilla y, si se larga, nos guarecemos debajo y esperamos hasta que pare". Eso sí, el tejo, las paletas, la pelota y las barajas, no podían faltar dentro del bolso de mano junto al protector solar que nunca debe dejarse de lado.

En materia de juego de cartas, el Ruso Ramenzoni usó el viejo recurso de anticipar que no se acordaba mucho de cómo se juega al tute cabrero y lo echó a Juan Martín Rinaldi de la mesa en cinco manos, un duelo que convocó la atenta mirada de los vecinos de carpa del Pasillo 7 en el Balneario 12.

Claro que, muchos, prefirieron darle un descanso a la playa, llevar a los más chicos al cine o al circo de Bicho Gómez. Viajes a Sierra de los Padres, los Acantilados de la zona sur, Santa Clara del Mar, Mar Chiquita o Mar de Cobo, fueron algunas de las escapadas escogidas y que se reservan para los días más rebeldes y desapacibles.

Cayó un rayo y causó un incendio

La madrugada tormentosa de Mar del Plata estuvo acompañada de algunas descargas eléctricas. Una de ellas ocasionó un rayo que cayó en unza zona despoblada de un barrio alejado en la zona sur de la ciudad. El rayo cayó sobre un árbol y provocó un incendio en un descampado de la zona.

El hecho ocurrió cerca de las 6 de este miércoles cuando un llamado a emergencias alertó a los bomberos de un incendio en un terreno baldío de la calle 491 al 3300 del barrio Antártida Argentina.

Según publicó el portal de noticias local 0223.com.ar, las llamas se propagaron por unos 150 metros de pastizales. La rápida intervención de una dotación de bomberos, que apagó el foco ígneo, evitó daños mayores.

La recomendación del día

Si ves que el guardavidas iza la bandera negra con un Rayo blanco, es hora de dejar playa. Ellos reciben el anuncio de una posible tormenta eléctrica. En esos casos siempre hay que caminar sobre la arena húmeda con las ojotas puestas.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados