Una renovada demostración de fe convocó la Virgen de Itatí, donde más de 200 mil personas tomaron parte de las fiestas patronales de la virgen local. Se desmoronó parte de la costanera y hubo 6 heridos.

Más de 200.000 personas participaron ayer de las fiestas patronales de la Virgen de Itatí en la localidad correntina que lleva su nombre, en una jornada fría y accidentada por el derrumbe de parte de la estructura de la costanera sobre el río Paraná mientras se desarrollaba la peregrinación náutica, causando heridas a seis personas.

Con 60.000 peregrinos a caballo, en bicicleta o a pie llegados principalmente desde la localidad de San Luis del Palmar, la fiesta por el 117º aniversario de la coronación pontificia de esta advocación mariana incluyó un festival de música y una gran feria alrededor de la plaza San Martín de Itatí, a 60 kilómetros de la ciudad de Corrientes.

La misa central, celebrada por el arzobispo de Corrientes a las 12.30 en la explanada de acceso a la basílica, fue seguida por unas 100.000 personas bajo un cielo gris y un incesante viento que mantuvo la temperatura por debajo de los 10 grados.

LEA MÁS:

Previamente se desarrolló la procesión por las calles del pueblo, que este año está bajo observación nacional por una trama de narcotráfico por la que permanecen detenidas sus máximas autoridades y el comisario.

No obstante, el punto saliente de la conmemoración comprendió la solidaridad para los damnificados por las inundaciones en una cuenca cercana a Itatí, la del Riachuelo, cuya localidad más afectada fue San Luis del Palmar, desde donde llegaron miles de peregrinos.

El cura párroco de Palmar, Epifanio Barrios, junto a la figura peregrina de San Luisito Rey de Francia, ofició a las 8 la misa en la basílica con especial alusión a la misericordia, por la ayuda que aún necesitan las comunidades anegadas en junio.

Desmoronamiento

A las 10.30 se realizó la peregrinación por el Paraná, con embarcaciones escoltadas por lanchas de feligreses hasta el encuentro de las imágenes de las vírgenes de Itatí y de Nuestra Señora de Caá Cupé, de la vecina ciudad paraguaya de Pilar.

Mientras una multitud presenciaba la caravana náutica, por un socavamiento del terreno producido por las inundaciones, se desprendió parte del suelo de la costanera, en la avenida del IV Centenario, y seis personas resultaron heridas, dos de las cuales sufrieron fracturas y debieron ser trasladadas a hospitales de la capital correntina.

El personal de salud asistió a las víctimas, siendo trasladadas al hospital de Itatí y desde allí dos hacia hospitales de la ciudad de Corrientes, una niña con fractura de peroné al Hospital Pediátrico Juan Pablo II y una mujer mayor de edad con fractura de pelvis al Hospital Escuela Gral. San Martín.

Los otros 4 lesionados recibieron atención en el hospital local con suturas, ya que sufrieron heridas y se encuentran en observación.

Un dispositivo de seguridad con 300 efectivos de la policía provincial la localidad y zonas aledañas custodió el incesante flujo de feligreses por las rutas.

“No hubo que lamentar accidentes ni problemas, más allá de algunas contravenciones en las que debimos intervenir dentro del pueblo!, dijo el jefe del operativo, Félix Barboza.

Al final de la tarde se esperaba que quedara liberada la ruta nacional 12 tras la ocupación parcial que demandó la salida de feligreses desde ayer, por el retorno de la mayor parte de los camiones con caballos de los jinetes peregrinos.

Entretanto, a las 15.30 se celebraron bautismos; a las 17 hubo una misa presidida por el padre Oscar Barrios, párroco de Mburucuyá; a las 18.30 comenzó el rezo del rosario y a las 19 el superior provincial de la Obra Don Orione, padre Gustavo Aime, presidía la última misa de la fiesta a la Virgen de Itatí, que cerraba a la noche una procesión de antorchas.