Así lo destaca un grupo de alumnas de cursos con perspectiva de género del Programa de Educación Permanente para Personas Mayores de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de La Plata.

Alumnas de cursos de historia con perspectiva de género que se dictan en el marco del Programa de Educación Permanente para Adultos y Adultas Mayores (PEPAM) de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata participaron de la marcha por el Día Internacional de la Mujer.

El grupo se fue consolidando tras asistir a los cursos que la profesora de Historia y feminista Yamila Balbuena da desde 2012, en el PEPAM. Ellas cuentan cómo fueron rompiendo mandatos culturales, cuestionando el sistema patriarcal, repensando su forma de vida y participando de actividades para una sociedad igualitaria.

Este año grabaron un video para la cátedra libre Virginia Bolten convocando al segundo paro internacional de mujeres que se realizó el jueves pasado y que, en La Plata, congregó a una multitud en Plaza Moreno; así como ocurrió en distintas ciudades del país y del mundo.

En el video destacaron: “Pudimos revisar nuestras propias vidas, sumarnos a las marchas, asistir a conferencias de feministas nacionales e internacionales. Tenemos clara conciencia e información de las diversas situaciones de tantas mujeres y cuánto falta recorrer”.

En declaraciones a este diario, la profesora Yamila Balbuena sostiene que “son un grupo increíble, salen al espacio público, participan, lo que ellas hacen es algo rupturista, rompe (un modelo patriarcal) en sus vidas, en sus familias y para las otras generaciones”.

Balbuena sostiene que los cursos con perspectiva de género “son un desafío, es ponerse unos anteojos violetas (símbolo de la lucha feminista) y empezar a ver la realidad con esta perspectiva, ver cosas que antes no veían, desnaturalizar situaciones, cuestionar aquellas que hacían ruido. Se transforma la subjetividad y no es solo un ejercicio teórico, el tema es qué se hace (con lo que se aprende) y es el lugar de la demanda social. Que ellas rompan ese sistema patriarcal es muy fuerte y también un ejemplo”.

“Yo veo lo que representa para sus hijas, sus nietas, el hecho de que sea su abuela quien esté participando de una movilización feminista o haciendo una performance en el patio de una facultad (como ocurrió el año pasado en un acto en reclamo por la aparición con vida de Johana Ramallo) y las llena de orgullo”, remarca.

En este marco señala que “algunas se preguntan ‘qué hago con esto que ahora sé, si hasta el momento no me comprometí con esta causa o no tenía esta mirada’ y empiezan a participar. Las protagonistas son ellas, mujeres que entre 60 y 80 años, le ponen el cuerpo a una causa que, en general, se la asocia como un tema de jóvenes y eso no es así”.

Asimismo remarca que “se está invisibilizando que las vejeces son fundamentalmente femeninas porque vivimos más tiempo y habitamos de otra manera el espacio público”.

Balbuena destaca que “ellas rompen los mandatos sociales respecto a las vejeces de las mujeres yendo con otras a bailar, saliendo, reuniéndose, asistiendo a cursos y talleres. Esto permite una resignificación de la mujer y de la vejez”.

En el PEPAM, Balbuena dictó clases sobre “historia de las mujeres, teorías feministas, repensar la historia desde una perspectiva de género, las mujeres que fueron a la Segunda Guerra Mundial, las que fueron protagonistas de las revoluciones”, entre otros temas. Este año dará uno sobre historia social contemporánea desde una perspectiva de género.

Elena, abogada jubilada, asiste a los cursos desde hace cuatro años. “Es interesante ir descubriendo más y más cosas en relación al tema de género. Miramos con otra perspectiva, desde las imágenes, los mensajes, las frases que tenemos incorporadas y repetimos ‘naturalmente’ porque nos las decían en la familia. Ahora encontramos otras aristas, nos da mucho para cuestionar y decimos ‘yo no puedo seguir repitiendo esto’. La marcha del jueves, como Ni Una Menos o las del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, son por un modelo de sociedad diferente”.

En este marco comenta que “para este año nos hicimos remeras con el dibujo de tres mariposas (para recordar a las hermanas Mirabal) y pañuelos de color violeta; también algunas fueron con los pañuelos verdes” de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Por su parte, Patricia, jubilada como directora de un jardín de infantes, asiste a los talleres desde hace dos años. “Tal vez empecé estos cursos con perspectiva de género porque ya tenía la inquietud y la canalicé ahí. Voy aprendiendo y teniendo otra mirada”, afirma.

Asimismo asegura que “personalmente es mucha elaboración, una está formateada de una manera, pero me pone muy contenta poder hacer esto y es asombroso ver cómo en los últimos años se habla cada vez más de feminismo. Yo me cuestioné el patriarcado; no lo hice antes, pero ahora sí”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados