Antonio González y Claudio Barcos, quienes eran parte de la Base Aérea Militar de Comodoro Rivadavia, recordaron el episodio ocurrido en la helada noche del 21 de mayo de 1982.

Se le iluminan los ojos a Antonio González cuando recuerda el incidente que protagonizó junto a su compañero y también soldado conscripto Claudio Barcos aquella gélida noche de mayo de 1982 en la Base Aérea Militar (BAM) de Comodoro Rivadavia durante la Guerra de Malvinas contra el Reino Unido.

Sentado en su casa de Villa Centenario, en el distrito bonaerense de Lomas de Zamora, González piensa, se concentra, bucea en su memoria y se lanza a revelar detalles de un suceso que lo marcó de por vida y que llegó a convertirse en su secreto mejor guardado a lo largo de 35 años.

Durante el conflicto bélico que libró la Argentina contra Gran Bretaña en el Atlántico Sur, los combates más cruentos en el campo de batallas se produjeron en las islas Malvinas. Sin embargo, González aseguró que el 21 de mayo de aquel año se enfrentó con comandos británicos que, según estimó, pretendían atacar la BAM comodorense, que funcionaba en ese momento como base de operaciones militares, cómo bunker, de la Fuerza Aérea Argentina.

El ex “colimba” afirmó que si bien Barcos y un cabo llamado Daniel Bustos participaron en un principio del tiroteo, él, con apenas 18 años durante la guerra, tuvo que enfrascarse en un combate cuerpo a cuerpo con uno de los atacantes, hasta que logró reducirlo.

González señaló que el incidente ocurrió durante una noche en la que junto a su compañero de trinchera estaban de guardia, ambos como integrantes de la Compañía Policía Militar Escuadrón Tropa de la VII Brigada Aérea con asiento en Morón, y ese episodio provocó que se disparara una alerta roja que afectó -según indicó- a toda la ciudad de Comodoro Rivadavia.

LEA MÁS:

De 53 años, recién retirado de la actividad en la Policía Bonaerense, González recordó que utilizando binoculares, llegó a percibir movimientos extraños en una zona de arbustos cercana a su posición y al observar con mayor detenimiento, logró ver a “un grupo comando” que se dispersaba y continuaba avanzando.

“Empezamos a disparar y de pronto se me sube uno con una bayoneta. Lo aguanté para que se me acercara bien y así no fallarle, pero cuando fui a disparar -de nuevo- se me trabó el FAL. Entonces le pegué con el FAL en la cara”, contó.

El ex conscripto narró que luego intervino una patrulla de apoyo y las fuerzas argentinas lograron tomar a los presuntos marines ingleses como prisioneros.

Según González, eran 12 y 14, lucían pasamontañas, vestían de negro, como comandos y tenían binoculares de visión nocturna que le permitía ver “como si fuera de día”.

“Alguna vez caerá la mentira de que todo pasó en las islas”

El veterano de guerra Claudio Barcos sostuvo que la idea de que la Guerra de Malvinas de 1982 entre la Argentina y el Reino Unido se libró exclusivamente en el territorio insular y sus alrededores “es una mentira que tiene que salir a la luz alguna vez”.

“Se tiene que caer la mentira de que todo fue allá”, enfatizó Barcos, que aseguró que el 21 de mayo de aquel año enfrentó junto a su compañero de trinchera y soldado conscripto también Antonio González a un grupo comando británico en la Base Aérea Militar de Comodoro Rivadavia, con un saldo de al menos dos atacantes muertos después de un intenso tiroteo.

“Es bueno saber qué pasó, para que este incidente se sepa, se conozca, y que ésto ayude para que todos nosotros seamos reconocidos, todos los que hicimos algo. Hay 17 muertos -en el continente durante la guerra-, no es joda. Pasó en todas las bases; lo dicen los ingleses, no lo decimos solamente nosotros”, remarcó el ex “colimba”.

Aparecen en esta nota: