Bajo la promesa de ganancias, miles de familias entregan dinero a privados que primero realizan una devolución rentable y luego "desaparecen".

Luego de darse a conocer la increíble historia del comerciante Néstor De Gruttola y una promesa de inversiones en la que se estafó a casi 4 mil personas por un total aproximado a los 35 millones de dólares, trascendió que, en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), se llevaron a cabo 900 estafas piramidales en el último año por un total de 4 mil millones de pesos en pérdidas.

El dato fue difundido por la ONG Defendamos Buenos Aires que, con la asistencia del Estudio Miglino y Abogados, realizó un relevamiento sobre "las estafas piramidales o esquemas Ponzi", en el que "quedó acreditado que, durante el último año, se produjeron en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, al menos 900 estafas de este tipo, con una pérdida del orden de los 4 mil millones de pesos para más de 5 mil damnificados".

El puntapié de este informe fue el caso de De Gruttola, el dueño de una histórica casa de electrodomésticos de la localidad bonaerense de Mercedes, quien, además, ofrecía financiaciones e inversiones.

La increíble historia de la estafa de De Gruttola tiene conmovida a la ciudad. Es que el empresario había montado un negocio a partir del cual tomaba ahorros de los vecinos y prometía una renta que llegaba hasta un diez por ciento mensual en dólares, un esquema que duró décadas y que explotó por el aire este año.

ADEMÁS: La Policía desarticuló banda que cometía estafas millonarias

Todo estaba montado detrás de la fachada de su negocio de electrodomésticos, el cual tenía más de 50 años en Mercedes y había pertenecido a su familia. Según el testimonio de los vecinos, comenzó con la financiación de los productos que vendía, pero luego se extendió a ofrecer rentabilidades a quienes le confiaran su dinero.

Sin embargo, a principios de junio, el hombre apareció muerto en un galpón que tenía en aquella localidad. Según consignaron medios locales, se suicidó y, acto seguido, la estafa piramidal que montó salió a la luz.

"En las últimas horas, la populosa ciudad de Mercedes, en la provincia de Buenos Aires, se despertó conmocionada. Unos 4 mil vecinos furiosos le reclaman dinero a la viuda de Néstor De Gruttola. El 8 de junio de este año se suicidó y dejó deudas sin saldar por un valor de 35 millones de dólares (…) llevó a cabo un esquema piramidal similar al utilizado por Leonardo Cositorto en la tristemente célebre empresa ‘Generación Zoe’. Todo estaba montado detrás de la fachada de su negocio de electrodomésticos, el cual tenía más de 50 años en Mercedes y había pertenecido a su familia. Según el testimonio de los vecinos, comenzó con la financiación de los productos que vendía, pero luego se extendió a ofrecer rentabilidades a quienes le confiaran su dinero", comenzó Javier Miglino, director de Defendamos Buenos Aires.

Y continuó: "Al principio, De Gruttola pagó en término, de acuerdo al relato de los damnificados. Sin embargo, en los primeros meses de este año comenzó a tener algunos retrasos, en los cuales pedía cambiar un par de días la fecha de cobro. El 8 de junio, sin dejar notas ni dar indicios, tomó la decisión de quitarse la vida. Para la familia la noticia fue un cimbronazo, especialmente para su viuda, Claudia Parodi. Es que a los pocos días comenzó a encontrarse con los reclamos de los vecinos que se acercaban a preguntar por su dinero, llevando las chequeras que Néstor había firmado en vida prometiendo los retornos. La gente se cita a diario en la puerta del local, pidiendo el dinero. El negocio -y la casa de la familia- comenzó a recibir custodia policial por las amenazas de los damnificados que comenzaban a perder la paciencia. Actualmente hay 60 demandas en la Justicia, pero el número real de damnificados ascendería a 4 mil personas. En total, le reclaman unos 35 millones de dólares a la viuda, toda vez que los quebrantos pasarán a los herederos del estafador. Sin embargo, este caso es solo uno de los centenares de estafas piramidales que se han llevado a cabo durante el último año".

A raíz de este episodio, Miglino aseveró que, "como los bancos no son confiables para muchos argentinos, los rendimientos de los plazos fijos no son buenos e incluso está el grave peligro de las bandas que están al acecho de aquellos hombres y mujeres que retiran dinero de las entidades bancarias, las estafas piramidales han crecido en forma exponencial en el último tiempo".

"Los estafadores prometen rendimientos de entre el 10 y el 30 por ciento mensual y en dólares. Los plazos son relativamente cortos, de entre seis meses y un año y aparentemente se financian con la desesperación de aquellos que necesitan dinero en forma urgente y a cambio de ello pagan intereses usurarios. Sin embargo, la verdad es otra. Los rendimientos prometidos se pagan a los primeros que entran, con el mismo dinero que sigue ingresando. Por ese motivo cuando empieza la desconfianza y no entra más dinero, es imposible pagar rendimientos del diez por ciento mensual en dólares. En ese momento la estafa colapsa", finalizó.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados