El 9 de agosto de 1969 la llamada Familia Manson asesinó a puñaladas a la actriz Sharon Tate, que estaba embarazada de 8 meses, y un grupo de amigos, bajo el influjo del odio y las drogas

Sharon Tate lo tenía todo: joven con sus tan sólo 26 años, un embarazo incipiente, hermosa, casada con un famoso y ya era una estrella para el firmamento de Hollywood. Charles Manson, si bien tenía 35 años, era todo lo opuesto: hijo de madre soltera (Kathleen Maddox tenía solo 16 años), un mal músico aficionado y se convirtió en el más sangriento asesino a modo de secta de los Estados Unidos, hasta crear La Familia Manson.

Pero ese 9 de agosto de 1969 confluyeron en el mismo lugar como víctima y victimario y pasarían a formar parte de un voluminoso expediente policial tras la muerte de la blonda personalidad del cine y de varias personas más que se encontraban en aquella residencia hollywoodense. El movimiento hippie y el culto que se hizo de las drogas fue una constante hacia los finales de los años 60.

Manson y sus seguidores, al amparo del libre consumo de sustancias psicoactivas y el sexo sin límites, se recluyeron alejados de la orbe angelina y formaron una auténtica familia, que se mantenía al principio con pequeños hurtos y luego con las regalías de la música del líder sectario.

Para tal fin utilizaron el Rancho Spahn. Se trataba de una antigua localización de cine del oeste. Allí vivieron 32 adultos y 7 niños durante el verano del 69. Los miembros de La Familia se dedicaban a tocar música, bailar, consumir drogas y tener sexo en grupo. Según cuenta una de los miembros, Linda Kasabian, que fue absuelta de los crímenes, Manson incitaba a los demás a tener relaciones entre ellos bajo los efectos de las drogas, aunque él tomaba un poco menos para mantener su posición de superioridad.

El carisma de Manson, su poder de oratoria y la seguridad en sí mismo atrajeron la atención de jóvenes rebeldes que querían vivir al margen de la sociedad en concordancia con valores de fraternidad, igualdad y amor.

El poder magnético de Manson, no obstante, convirtió La Familia en una odisea de terror, odio y muerte, en la que, si no se seguía las recomendaciones del líder, el adherente hasta podía ser asesinado por los propios fanáticos. Pero resultaba raro ver al líder encabezar los hechos de sangre, sino que tenía su propio brazo ejecutor a cargo de mujeres de la alta sociedad que se rebelaron a sus propias familias.

Fue así como Susan Atkins, Tex Watson, Bobby Beausoleil, Leslie Van Houten y Patricia Krenwinkel fueron los brazos ejecutores de los conocidos como crímenes de Manson. La noche del 8 al 9 de agosto de 1969, bajo los efectos de las drogas y con el corazón lleno de resentimiento y odio, acabaron con la vida de la actriz Sharon Tate y sus cuatro acompañantes.

ADEMÁS:

Cinco películas para meterse en la mente criminal de Charles Mason

50 años de Abbey Road | ¿Quién es el "Hombre Misterioso" de la icónica foto?

Tate era la joven esposa de Roman Polanski, tenía 26 años y estaba embarazada de 8 meses. Fue brutalmente apuñalada, al igual que el resto de víctimas, en la casa del director de cine.

El único móvil era la locura de un hombre que había envenenado sus mentes durante meses y que a partir de ese día saltaría a la opinión pública. Polanski estaba de viaje y por tal motivo en un comienzo hasta se dudó si no había sido el entregador de Sharon Tate, su esposa, quien ese día contaba con la visita en la casa familiar de Beverly Hills de Abigail Folger, Voytek Frykowski (novio de la primera) y el peluquero Jay Sebring.

Además, en el exterior de la casa, en su coche, se encontraba Steven Paren, un muchacho al que los jóvenes criminales asesinaron circunstancialmente, dentro de su coche, para evitar ser vistos. Paren tenía 18 años y se disponía a salir de la residencia. Tate, embarazada de ocho meses, recibió 16 puñaladas, mientras que Sebring sufrió un disparo y siete heridas de cuchillo. Por su parte, en el cuerpo de Abigail los investigadores constataron 28 puñaladas, y en el de Frykowski, 51 puñaladas y dos disparos.

Pero el raid de sangre y drogas no terminó sólo con estas muertes, ya que la noche siguiente, el grupo se detuvo ante una vivienda en las afueras de Los Ángeles y asesinó a puñaladas al matrimonio LaBianca.

Sharon Tate había comenzado de muy joven en el mundo de la actuación. Primero incursionó en las series televisivas con gran aceptación en el público estadounidense. Fue así como se la pudo ver en algún capítulo de Mister Ed o el Agente de Cipol. Pero su consagración llegó cuando pasó a la pantalla grande y se la puede ver en La Danza de los Vampiros, Valley of the Dolls, El Valle de las Muñecas y una aparición en El Bebé de Rosemary, dirigida por su esposo, en la adaptación cinematográfica del libro de Ira Levin.

No era sólo una cara bonita que atraía con su belleza al espectador, sino que la crítica cinematográfica hasta la premió con la nominación a un Globo de Oro por sus interpretaciones.

Llegó el casamiento con Roman Polanski y dos películas más antes de su trágica muerte a manos de La Familia Manson. El director cinematográfico jamás pudo superar la muerte de su esposa y del hijo por nacer y procedió a desprenderse de las posesiones de quien fuera su esposa, legado que continuaron las hermanas de la rubia actriz. Polanski se quedó en los Estados Unidos hasta la detención de los asesinos y del líder de la secta sangrienta, para luego regresar a Europa.

La escritora estadounidense Joan Didion sentenció que: "Muchas de las personas que conozco en Los Ángeles creen que la felicidad y prosperidad de los años 60 terminó ese 9 de agosto de 1969, exactamente en el momento en el que los asesinos, atravesando la ciudad como una bala de fuego, llegaron a Cielo Drive. De alguna manera es cierto: ese día la tensión se rompió, la promesa se cumplió".

En 1979 Polanski filmó Tess que dedicó a quien fuera su esposa. Tanto Charles Manson como el brazo ejecutante de la masacre en la mansión de Beverly Hills recibieron la pena de condena a prisión perpetua.

El líder pudo editar dos discos, pero las compañías rechazaban sus productos. Algunos especialistas en la mente humana consideran que ahí pudo radicar su odio y la necesidad de venganza. El primer álbum se llamó Lie, lanzado con el objetivo de financiar su defensa ante los tribunales.

Sin embargo, el más conocido fue Helter Skelter, una reinterpretación de las canciones de los Beatles. Tenía tan sólo 35 años cuando recibió la prisión perpetua por los crímenes cometidos entre los días 8 y 9 de agosto de 1969. El 19 de noviembre de 2017 falleció en prisión de causas naturales a los 83 años. Llevaba medio siglo preso por los crímenes y liderar a una secta de zombies drogados que ejecutaban sus locuras. A 50 años de la masacre, el director Quentin Tarantino amenaza con revolucionar Hollywood con una película que retrata los hechos y que ya causó sensación en Cannes.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados