La resolución del organismo regional fue tomada en la reunión de cancilleres que se llevó a cabo en San Pablo. La medida se basó en la "violación del orden constitucional" en el país, tras la asunción de la Asamblea Constituyente

Los cuatro países fundadores del Mercosur -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- suspendieron hoy indefinidamente del bloque a Venezuela, por romper el orden democrático, en una sanción política que no afecta el comercio pero que provoca el “aislamiento” a todos los derechos y obligaciones de Caracas en el acuerdo sudamericano.

La suspensión del Mercosur se levantará “cuando se restablezca el orden democrático, la liberación de los presos políticos, la restauración de las competencias del Poder Legislativo, se retome el calendario electoral y se anule la convocatoria a la asamblea constituyente” electa el domingo por iniciativa del presidente Nicolás Maduro, señala la declaración de los cuatro cancilleres del bloque reunidos en San Pablo.

“Estamos aquí para decir que en Venezuela no hay democracia; basta de Venezuela represora, basta de represión, restaure la democracia”, dijo el canciller argentino, Jorge Faurie, tras la reunión extraordinaria de los ministros de Relaciones Exteriores realizada en la sede de la alcaldía de San Pablo, en virtud de la presidencia protémpore que ostenta Brasil.

“En los términos del Protocolo de Ushuaia, los cuatro países decidieron por unanimidad suspender a Venezuela del bloque por la ruptura del orden democrático, la sanción máxima prevista en el documento. La suspensión de Venezuela fue aplicada en función de las acciones del gobierno de Nicolás Maduro y es un llamado para el inmediato inicio de transición política y restauración del orden democrático”, afirma el comunicado conjunto.

Además de Faurie, participaron de la reunión los cancilleres de Brasil, Aloysio Nunes; de Paraguay, Eladio Loyzaga; y de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa. La sanción más alta aplicada a un miembro del Mercosur tiene carácter “político”, por lo que no afectará el comercio ni las exportaciones ni las relaciones de intercambio entre los países, aclaró el canciller brasileño.

Venezuela ya estaba suspendida del Mercosur por asuntos administrativos -no haber cumplido términos del Protocolo de Adhesión- desde diciembre pasado, pero ahora el tono fue político, eliminando derechos y obligaciones.“Tomamos la decisión tras constatar por unanimidad la ruptura del orden democrático. Esperamos enviarle un mensaje de que con este aislamiento político se llegue a un gobierno de transición”, apuntó el brasileño Nunes. Y pidió al gobierno de Venezuela “un basta a someter al pueblo a este tipo de tortura”.

El uruguayo Nin Novoa dijo que país tomó esta decisión con “tristeza, sin alegrías” y que es una “acción a favor del pueblo venezolano, pero sin renunciar al diálogo, más allá de los agravios, buscando la expresión popular en Venezuela”.

El documento indica que el Mercosur utilizó el debido proceso con el Protocolo de Ushuaia para suspender en base a la cláusula democrática a Venezuela.El motivo principal fue la elección de la Asamblea Constituyente realizada el domingo y a la cual se negó a participar, por considerarla ilegal, la oposición.

“La decisión del gobierno venezolano de seguir con la elección de integrantes de una asamblea constituyente convocada en violación de su propio orden constitucional hizo más urgente la decisión de los fundadores del Mercosur sobre la suspensión de Venezuela por violación a las instituciones democráticas”, dice el documento.

En una declaración a la prensa junto con los otros cancilleres, el argentino Faurie defendió la aplicación del Protocolo de Ushuaia al afirmar que “sin democracia no se puede ser miembro del Mercosur”. Se quejó el canciller argentino de que el gobierno venezolano no facilitó el diálogo interno ni con el Mercosur. “La salida es hacer concesiones, que se hagan gestos necesarios”, enfatizó.

El paraguayo Loizaga, por su parte, acusó a Venezuela de ser el único país del Mercosur que no había firmado el protocolo adicional de Derechos Humanos del bloque.

La reunión también tuvo un condimento político para la interna de la crisis brasileña, con la participación en la conferencia de prensa del alcalde de San Pablo, Joao Doria, un posible presidenciable, quien pidió el fin de la “persecución” a los alcaldes metropolitanos en Venezuela.

Los cancilleres aclararon que la medida no tiene sanciones económicas y que el bloque aún no reglamentó esta posibilidad dentro de su ordenamiento jurídico. Los cancilleres habían elevado el tono en la reunión del Mercosur en Mendoza y el 1 de abril pasado habían enviado un mensaje a Maduro, tras el cese de las funciones de la Asamblea Nacional (parlamento), cuya respuesta que nunca llegó.

Los cancilleres destacaron que el Mercosur es fruto de la redemocratización de los países del bloque y apuntaron que muchos perseguidos políticos en la era de las dictaduras fueron acogidos por Venezuela.

El canciller brasileño explicó que no existe una expulsión del bloque e insistió en que la suspensión es por tiempo indeterminado -hasta que se cumplan las exigencias-, pero dejó en claro que el bloque se mantiene “hermanado” con el pueblo de Venezuela.

Aparecen en esta nota: