El grupo, que cuenta con exponentes de la zona, resalta los valores de la música y reparte alegrías en cada presentación. Distribuye su tiempo entre una gran variedad de estilos autóctonos.

Cada uno anduvo por un camino, por los que fueron dándole vida a los duendes de la chacarera, la zamba, el escondido. Pero un día, dos años y medio atrás, esos caminos se cruzaron y hoy andan con sus guitarras y bombo por diferentes escenarios levantando el estandarte del folklore, música que acunaron desde pibes. Hoy se los conoce como Hernán González y su Banda, que desde La Matanza van buscando su espacio en el canto popular.

Hernán González, de Laferrere, al igual que Nicolás Olivera (vivió en Lomas del Mirador), -Laferrere-, Mauro Ibáñez, de Rafael Castillo y Federico Loza, de González Catán, le dan forma a la agrupación folklórica. González se autodefine como el más veterano, con una docena de años de música sobre el lomo. Se crió en San Alberto, pero hoy es hombre de Laferrere y cuenta: "Después de 12 años y haber tocado gratis mucho tiempo, ahora recién cosechamos algo de lo sembrado", y enfatiza: "Cuando subimos al escenario lo hacemos para divertirnos, pero esto no quiere decir que hagamos cualquier cosa. Nos bajamos y todos nos felicitan y se nota que disfrutaron".

Ibáñez, a su turno, cuenta: "Si bien no le estoy prestando mucha atención, veo de todos modos que cuando a nosotros se nos presenta, la gente ya está parada para salir a bailar". Y el bombisto del grupo, Olivera, apunta: "Ese mensaje que nos llega de la gente es espectacular. Además nos pasa que mientras estamos mirando a la gente bailar, hacemos lo mismo los tres. Eso es conocerse". En ese sentido, el líder aporta: "Otros músicos se quedan mirando lo que hacemos y eso nos hace bien. Es como una marca registrada".

Cada presentación del esquema lleva un signo distintivo. "Primero arranco cantando solo con la guitarra y hago cuatro zambas que las canto por la mitad, ahí la gente está esperando con el pañuelo en la mano. Si bien son zambas, siempre vamos cambiando los temas porque la idea no es aburrir, y después vamos con chacareras y ahí explota todo", dice González.

Al momento de las guitarras, el violín y el bombo suenan, el público se prende al baile, pero siempre hay preferencias, aunque no coinciden. "Cuando toco zamba es el mejor momento. Hace 12 años que vengo cantando y me doy cuenta que la zamba me queda mejor y yo me siento más cómodo", explica Hernán y Nicolás apunta: "De esto, la gente se da cuenta. Un locutor lo presentó como el romántico de la zamba o la máquina de hacer bailar".

Mauro, a su vez, elige la "chacarera a full y me queda mejor, ya sea cantando solo o haciendo los coros con Nico". Y justamente Nicolás coincide con Mauro: "En las chacareras es lo que más participación tiene el bombo, ya que la zamba es más cuadradito, en cambio en la chacarera hay más variedad".

Y el público también tiene preferencias. "Nos piden cuecas, chacareras y sobre todo una zamba que es de Hernán que la conocen todos, La Hechicera de mi Corazón", afirma Mauro.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados