Especialistas señalaron que crecen los ilícitos con un trabajo de inteligencia y uso de los smartphones, que comienza con un llamado que permite establecer contacto con el equipo y conocer los movimientos

Especialistas alertaron que crecieron los casos de "seguimiento electrónico", una modalidad utilizada por los delincuentes para poder, a través de llamadas telefónicas, detectar la ubicación de su víctima y llevar a cabo diversos ilícitos.

En la actualidad, gran parte de las aplicaciones de los smartphones requieren saber de nuestra ubicación. Los casos más conocidos son las apps de Google Maps, Waze y Uber, usadas por millones de argentinos día tras día, aunque, sin saberlo, esta simple acción puede conllevar a que, sin conocimiento del usuario, un delincuente pueda saber de su ubicación y hacer inteligencia para emprender un robo o un secuestro virtual.

Según el licenciado en Seguridad Pública, Luis Vicat, hay dos tipos de seguimientos electrónicos. Uno de ellos es el que implementa, por ejemplo, el Estado para seguir a "un secuestrador o alguien que interesa por alguna cuestión judicial" y que consiste en seguimientos "de alta tecnología".

Sin embargo, el otro tipo de seguimientos electrónicos consiste en que, con ciertas herramientas y softwares accesibles, el delincuente "puede establecer un patrón de seguimiento, el cual consiste en ir siguiendo a la víctima a través de diferentes números y establecen su rutina", las cuales "pueden servir para llevar a cabo, por ejemplo, un secuestro extorsivo".

Asimismo, el especialista, en declaraciones con Diario Popular, dejó en claro que, en estas situaciones, "cualquiera que llame a la persona va a tener idea de dónde está y ahí se puede establecer cómo ésta se está moviendo en tiempo real".

En este sentido, Vicat aseveró que por medio de estas tecnologías los malvivientes pueden "trazar la vida de alguien, ya que permiten saber, todos los días, a qué hora sale de su casa, a qué hora prende el teléfono, cuándo y dónde lo apagó, desde dónde llama, dónde estaciona, y a partir de eso se va haciendo el seguimiento y planificando la emboscada".

"Lamentablemente, cuando uno permite que se conozca su ubicación a través de distintas aplicaciones, es bastante fácil la tecnología para poder acceder a esa ubicación", explicó el licenciado en Seguridad Pública, quien agregó: "La inversión es baja con relación al daño que es factible poder realizar. Si el delincuente tiene un blanco de interés para un eventual secuestro y quiere comenzar un seguimiento electrónico, es baratísimo".

Y, para sorpresa de muchos, tampoco es difícil adquirir estos celulares y números para poder usarlos con fines ilícitos, ya que "se pueden comprar lotes de celulares en ‘cuevas’ con números correlativos, entonces los números son bastantes parecidos, y se usan para poder delinquir, así también hacer seguimiento electrónicos o telefónicos".

Recomendación: evitar mantener la ubicación activa

En el marco del crecimiento de la modalidad delictiva conocida como "seguimiento electrónico", el licenciado en Seguridad Pública, Luis Vicat, realizó una serie de consejos para evitar ser víctima de estos ilícitos.

"Yo recomiendo que se use lo menos posible la geolocalización, es decir, que se conozca la ubicación que uno está a través de cualquier aplicación que lo solicite", afirmó el especialista, quien agregó: "Cuanto menos uno tenga prendido la geolocalización, más difícil va a ser que el delincuente pueda ubicarnos".

Por este motivo, sugirió que "una de las alternativas es tener dos celulares, uno que sería el privado, en donde estaría solamente el grupo familiar, amigos y contactos debidamente identificados y en el que no se acepten llamadas que no uno no conozca. Y otro sería el celular común, el cual se usaría para transacciones y demás".

"Lo ideal es tener un celular cuasi analógico que uno utilice nada más que para hablar, cuando más aplicaciones se le instalen, aumenta el riesgo de seguimiento a través de éstas", alegó Vicat, quien añadió: "En muchos casos, algunas aplicaciones no te piden la ubicación explícitamente. Algunas de ellas, con solo bajarlas, implican que la persona pueda ser ubicada". Finalmente, puntualizó en que "hay que tener mucho cuidado con las llamadas telefónicas desconocidas".

ADEMÁS:

Ritondo presentó el resultado del desbaratamiento de la banda "Los concesionarios"

Médico muerto por error: para Ritondo, "el policía no tendría que haber disparado"

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados