Fueron agredidos por un grupo de personas en la puerta de un juzgado de San Martín, donde se realizó una audiencia para evaluar la posible libertad de alguno de ellos.

Los detenidos por el crimen de Araceli Fulles, la joven de 22 años que fue encontrada enterrada en una casa de José León Suárez, fueron golpeados e insultados por un grupo de personas en la puerta de un juzgado de San Martín, donde se realizó una audiencia para evaluar la posible libertad de alguno de ellos.

Los incidentes se produjeron en momentos en que los detenidos se retiraban del lugar con una custodia policial y luego de que el pasado viernes liberaran a tres de los sospechados por falta de mérito.

La fiscal Graciela López Pereyra había pedido al Juzgado de Garantías de San Martín que libere a los hermanos Jonathan y Emanuel Ávalos, de 29 y 25 años respectivamente, y a Marcos Ibarra, de 32, que estaban sospechados de ser coautores del hecho, ya que no encontró pruebas en su contra.

Hasta el momento, los detenidos por el crimen de la joven son Darío Badaracco y su hermano Hernán, quienes están imputados por el delito de homicidio; Carlos Damián Alberto Cassalz, Hugo Martín Cabañas y Marcelo Ezequiel Escobedo por encubrimiento.

LEA MÁS:

Darío Badaracco es el principal acusado de asesinar a la joven Araceli Fulles.

Araceli había sido vista con vida por última vez el 2 de abril y fue buscada intensamente desde entonces en el partido bonaerense de San Martín y alrededores.

El jueves 27, unos perros rastreadores encontraron su cuerpo desnudo y cubierto con cal debajo de un contrapiso, a unos 35 centímetros de profundidad, en la casa de la familia de Badaracco.