Pablo Barberio, detenido por el asesinato de la proteccionista de animales y abogada Gloria Sierra, habría intentado "cortar" el cadáver. Además se investiga la participación de una tercera persona en el hecho.

La situación del detenido, como principal sospechoso del crimen de la proteccionista de animales y abogada Gloria Sierra, hallada ahorcada el pasado 21 de julio en su casa del barrio porteño de Flores, podría complicarse aún más, de comprobarse que cometió el homicidio con “premeditación y alevosía”, ante los dichos de quien fuera su hijastro, el adolescente que denunció lo ocurrido ante la Policía. Además, los investigadores del caso no descartan la participación de una tercera persona para cometer el asesinato y que sería otra mujer, al margen de quien estuvo demorada por algunas horas y luego de declarar fue liberada, pero sigue involucrada en la causa.

Allegados a la víctima manifestaron que el chico, de 17 años, quien permitió a los efectivos policiales hallar el cuerpo sin vida de Sierra en el interior de su domicilio de la calle Bolivia, esquina Morón, de Flores, se explayó sobre lo sucedido durante una entrevista radial y allí destacó como el acusado Pablo Barberio lo contactó para saber cómo hacer para hacer desaparecer el cadáver y que en ese contexto, le refirió que su idea era “cortarlo”.

LEA MÁS:

También reveló que, en los días previas, lo había consultado sobre como conseguir “un medicamento” para matar gente y “no dejar rastros” y hasta llegó a señalar que le había “aconsejado” estrangularla con una soga para que parezca un suicidio, tal como finalmente ocurrió.

Además, el adolescente expresó que su ex padrastro le confesó que “le venía robando cosas a Gloria”, reforzando la hipótesis de la finalidad de sustracción de bienes como móvil principal del femicidio de la proteccionista de animales y que fuera presidente de MAPA.

En tal sentido, no se descarta que a partir de estas declaraciones, el fiscal Fernando Fizser cite a ampliar su testimonio al denunciante que permitió descubrir el asesinato, ya que se sospecha de una presunta vinculación o bien de haber cumplido un cierto rol de encubridor.

Barberio (de 49 años) continúa alojado en la Unidad Penal de Marcos Paz, tras su negativa a declarar y procesado con prisión preventiva, al no prosperar el pedido de excarcelación que presentara su defensor oficial. Los informes de los médicos y psiquiatras que lo atendieron hicieron hincapié en su actitud de “poca colaboración”, remarcando que se encuentra “lúcido y ubicado en tiempo y espacio” para ser convocado a declarar, tras su primera negativa a brindar su testimonio a la indagatoria. Al mismo tiempo, las pericias arrojaron que “al momento de ser detenido, acusado del homicidio de Sierra (66), no se hallaron vestigios de droga, ni alcohol, en los análisis a los que fue sometido”.

Por otra parte, cabe mencionar que luego de haber sido apresado el principal sospechoso, una mujer, a la que sindican como su amante y que también se autoproclama como proteccionista de animales, estuvo demorada y luego fue liberada, pese a quedar afectada a la causa. Ahora, desde el entorno de la mujer asesinado, puntualizaron que “cada vez está más claro que participó otra persona en el ataque homicida, que habría sido planeado para quedarse con la escritura de la propiedad donde vivía Gloria Sierra, entre otros bienes