El crimen de Chiara Páez, de 14 años y quien estaba embarazada, provocó la primera gran marcha para exigir el fin de la violencia de género. Y el abuso y asesinato de Lucía Pérez motivó el paro de mujeres.

Dos de los femicidios que más fuerza dieron al movimiento feminista fueron el de Chiara Páez, de 14 años, que se produjo en mayo de 2015 y originó la primera marcha de #NiUnaMenos, junto con el asesinato y la violación de Lucía Pérez, perpetrado en octubre de 2016, que desató el primer paro de mujeres en el país.

De esta manera, la primera marcha de ese colectivo se hizo el 3 de junio de 2015, motivada por el crimen de Chiara, que estaba embarazada. La semana pasada, casi tres años después, la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario confirmó la pena a 21 años de prisión para Manuel Ignacio Mansilla, el femicida.

En tanto, el primer paro de mujeres, que hoy tendrá una nueva edición, tuvo lugar el 19 de octubre de 2016, a pocas horas de lo ocurrido con Lucía en Mar del Plata.

Un año y medio más tarde, la última novedad de su caso es que en octubre pasado la causa fue elevada a juicio oral y hay tres imputados por “abuso sexual agravado y femicidio”.

Otro de los casos emblemáticos es el de la militante trans Diana Sacayán, de 39 años, quien un año antes, en octubre de 2015, fue encontrada asesinada a puñaladas en su departamento del barrio porteño de Flores.

LEA MÁS:

Gabriel Marino, su última pareja, será juzgado la semana próxima por “homicidio triplemente agravado por haber sido ejecutado mediando violencia de género, por odio a la identidad de género y con alevosía y robo”. En ese juicio y por primera vez en Argentina, un tribunal juzgará a un hombre con el agravante de “travesticidio”.

También permanece en la memoria colectiva lo ocurrido con Daiana Barrionuevo. La mamá de Brisa -la niña que dio origen al proyecto de ley de reparación económica para chicos huérfanos por femicidio en la Argentina- fue asesinada a golpes por su marido en diciembre de 2014, cuando tenía 24 años. Dos semanas después su cuerpo fue encontrado en un río de Moreno, dentro de una bolsa.

El femicida denunció, para cubrirse, que Daiana “había abandonado el hogar para escaparse con un amante”. Brisa y sus dos hermanos gemelos, Elías y Tobías, quedaron al cuidado de su abuelo que, sin recursos para sostenerlos, debió pedir ayuda a través de los medios de comunicación.

Otro de los casos resonantes es el de Marisel Zambrano, asesinada a golpes por su ex esposo Manuel Zerda delante de su bebé, hecho registrado en julio de 2008 en Palpalá, Jujuy. La justicia lo condenó a cinco años de prisión por “homicidio preterintencional”, porque entendió que no tenía intención de matarla sino “sólo de causarle lesiones”. Dos años después Zerda empezó a tener salidas transitorias y pidió la tenencia de la nena.

El caso de Marisel fue uno de los tantos que puso en evidencia la necesidad de quitar la responsabilidad parental (patria potestad) a los femicidas, como actualmente lo establece la ley 27.363.

El último femicidio se concretó ayer, a 24 horas del tercer paro internacional de mujeres. Florencia Velázquez murió a los 23 años en un hospital de Merlo, provincia de Buenos Aires, donde ingresó el domingo con el 90 por ciento de su cuerpo quemado.

Las primeras pericias indicaron que su pareja, Leonel Cabral, de 20 años, “la roció con alcohol durante una pelea y accionó un encendedor para quemarla”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados